Tipos de terapia: diferentes tipos de enfoques y cómo funcionan

Si está pensando en probar la terapia, es posible que ya haya notado la sorprendente cantidad de tipos disponibles. Aunque algunos enfoques funcionan mejor para condiciones específicas, otros pueden ayudar con una variedad de problemas.

En terapia, trabajará con un profesional de salud mental capacitado. Lo que hará en cada cita dependerá de los métodos preferidos de su terapeuta y los problemas que desea abordar.

Puede esperar pasar un tiempo discutiendo cómo las situaciones desafiantes, las emociones y los comportamientos afectan su vida.

Esto probablemente implicará trabajar a través de algunos eventos negativos o pensamientos angustiantes. Puede ser difícil en este momento, pero el resultado final suele ser una vida más feliz y satisfactoria.

Aquí hay un vistazo a algunos tipos comunes de terapia y cómo elegir cuál es el mejor para usted.

Terapia psicodinámica

La terapia psicodinámica se desarrolló a partir del psicoanálisis, un enfoque a largo plazo para el tratamiento de la salud mental.

En el psicoanálisis, puede esperar hablar sobre cualquier cosa en su mente para descubrir patrones en los pensamientos o el comportamiento que podrían estar contribuyendo a la angustia. También es común hablar sobre tu infancia y tu pasado, junto con los sueños o fantasías recurrentes que puedas tener.

Cómo funciona

En la terapia psicodinámica, trabajarás con un terapeuta para explorar la conexión entre tu mente inconsciente y tus acciones. Esto implica examinar sus emociones, relaciones y patrones de pensamiento.

La terapia psicodinámica puede ser un enfoque a más largo plazo para el tratamiento de la salud mental, en comparación con la terapia cognitiva conductual (TCC) y otros tipos de terapia. El psicoanálisis tradicional es una forma intensiva de tratamiento al que las personas pueden acudir durante años.

Investigaciones sugiere que muchas personas continúen mejorando, incluso después de completar la terapia psicodinámica.

Terapia de comportamiento

La terapia conductual es un enfoque centrado y orientado a la acción para el tratamiento de la salud mental.

Según la teoría del comportamiento, ciertos comportamientos se desarrollan a partir de cosas que aprendió en su pasado. Algunos de estos comportamientos pueden afectar negativamente su vida o causar angustia.

La terapia conductual puede ayudarlo a cambiar sus respuestas conductuales.

Cómo funciona

En la terapia conductual, no pasará mucho tiempo hablando de razones inconscientes de su comportamiento o trabajando a través de dificultades emocionales.

En cambio, se centrará en formas de cambiar las reacciones de comportamiento y los patrones que causan angustia.

Existen muchos subtipos de terapia conductual, que incluyen:

  • Desensibilización sistemática. La desensibilización sistemática combina ejercicios de relajación con una exposición gradual a algo que temes. Esto puede ayudarlo a acostumbrarse lentamente a reemplazar los sentimientos de miedo y ansiedad con una respuesta de relajación.
  • Terapia de aversión. En la terapia de aversión, aprendes a asociar el comportamiento que deseas cambiar con algo que es incómodo o desagradable de alguna manera. Esta asociación puede ayudarlo a detener el comportamiento.
  • Inundación. Esto es similar a la desensibilización sistemática, pero implica enfrentar sus miedos directamente desde el principio, en lugar de gradualmente. Si tiene fobia a los perros, por ejemplo, el primer paso de exposición podría ser sentarse en una habitación de perros amigables y juguetones. Con la desensibilización sistemática, por otro lado, su primer paso de exposición podría ser mirar imágenes de perros.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitiva conductual es un enfoque a corto plazo para el tratamiento de la salud mental. Es similar a la terapia conductual, pero también aborda patrones de pensamiento inútiles o pensamientos problemáticos.

La idea detrás de la TCC es que ciertos sentimientos o creencias que tienes sobre ti o situaciones en tu vida pueden llevarte a la angustia.

Esta angustia puede contribuir a problemas de salud mental, ocurrir junto a ellos o desarrollarse como una complicación de otros problemas de salud mental.

Cómo funciona

En las sesiones de TCC, trabajará para identificar patrones y aprender más sobre cómo podrían afectarlo negativamente.

Con la guía de su terapeuta, explorará formas de reemplazar los patrones de pensamiento negativos o los comportamientos con otros que sean más útiles y precisos.

Al igual que la terapia conductual, la TCC no pasa mucho tiempo abordando eventos pasados. En cambio, se enfoca en abordar los síntomas existentes y hacer cambios.

La TCC a menudo implica tarea o práctica fuera de la sesión de terapia.

Por ejemplo, puede realizar un seguimiento de los pensamientos negativos o cosas que le preocupan entre sesiones en un diario. Esta práctica ayuda a reforzar lo que aprende en la terapia y aplica sus nuevas habilidades a las situaciones cotidianas.

También hay algunos subtipos de TCC, como:

  • Terapia dialéctica conductual (DBT). DBT utiliza habilidades de CBT, pero prioriza la aceptación y la regulación emocional. Puede esperar trabajar en el desarrollo de habilidades para hacer frente a situaciones angustiantes o desafiantes. También puede aprender a aceptar y manejar las emociones difíciles cuando surjan.
  • Terapia racional emotiva. Este enfoque lo ayuda a aprender cómo desafiar las creencias irracionales que contribuyen a la angustia emocional u otros problemas. La idea detrás de la terapia emotiva racional es que reemplazar los pensamientos irracionales por otros más racionales puede mejorar su bienestar.

Terapia humanista

La terapia humanista es un enfoque que analiza cómo su visión del mundo afecta las elecciones que realiza, especialmente las que causan angustia. Se basa en la creencia de que eres la mejor persona para comprender tus experiencias y necesidades.

Los terapeutas humanistas trabajan para ayudarlo a comprender mejor lo que está experimentando, ofreciéndole orientación y apoyo sin interpretar sus sentimientos por usted.

Cómo funciona

Su terapeuta lo ayudará a trabajar hacia el objetivo de vivir su vida más satisfactoria, en gran medida permitiéndole ser su verdadero ser. Pasará tiempo explorando formas de crecer y aumentar la autoaceptación junto con la discusión de los problemas con los que está lidiando.

Otro principio importante en la terapia humanista es la consideración positiva incondicional.

Esto simplemente significa que su terapeuta lo aceptará, incluso si no están de acuerdo con usted en algunas cosas. La terapia humanista es particularmente útil para hacer frente al juicio negativo (percibido o real) de otros.

En general, usted será quien dirigirá la sesión. Su terapeuta intervendrá cuando sea necesario, pero de lo contrario lo estarán escuchando activamente, ocasionalmente haciéndole preguntas para asegurarse de que entiendan lo que está diciendo.

Los enfoques humanísticos de la terapia incluyen:

  • Terapia existencial. En este enfoque filosófico del tratamiento, considerará conceptos como la responsabilidad de sus elecciones y su libertad para tomar decisiones. Puede pasar tiempo hablando sobre lo que ciertas partes de su vida significan para usted y cómo puede encontrar un mayor significado en la vida.
  • Terapia centrada en la persona. Este enfoque funciona desde la creencia de que la angustia emocional puede resultar cuando otros te critican o muestran desaprobación por tus elecciones o acciones. Esto puede dificultar la autoaceptación y el crecimiento. Los terapeutas ofrecen aceptación, empatía y orientación mientras trabaja en el crecimiento personal y el cambio positivo.
  • Terapia Gestalt. Con este enfoque, analizará los problemas no resueltos, como los conflictos familiares y de pareja, y considerará cómo afectan su bienestar emocional. La terapia de la Gestalt se enfoca en el momento presente y, a menudo, involucra el juego de roles o la representación de escenarios con movimiento o visualización.

Cómo hacer una elección

Con tantas opciones, puede ser abrumador comprometerse con un tipo específico de terapia. Si recibe un diagnóstico de salud mental de su proveedor de atención médica, puede que tenga algunas recomendaciones basadas en sus necesidades.

En definitiva, la elección es tuya. Tenga en cuenta que muchos terapeutas usan una combinación de técnicas de diferentes tipos de terapia. También es perfectamente normal probar un enfoque, descubrir que no funciona para usted e intentar un tipo diferente.

La terapia puede ser difícil, independientemente del enfoque que elija. Es posible que se sienta incómodo o nervioso al hablar sobre síntomas de salud mental y pensamientos personales con un extraño. Esto a menudo se vuelve más fácil con el tiempo.

Ya sea que esté pasando por un momento difícil en la vida o tenga un problema de salud mental que le cause graves problemas, su terapeuta está capacitado para ayudarlo sin juicio. Si no siente que lo son, busque un nuevo terapeuta.

Si no está seguro por dónde comenzar, considere buscar en la Asociación Americana de Psicología base de datos de terapeutas en su área. La mayoría enumera los tipos de terapia que ofrecen.

Cuando contacte a posibles terapeutas, tenga en cuenta algunas cosas:

  • ¿Qué problemas quieres abordar? Estos pueden ser específicos o vagos.
  • ¿Hay algún rasgo específico que le gustaría en un terapeuta? Por ejemplo, ¿te sientes más cómodo con alguien que comparte tu género?
  • ¿Cuánto puede gastar de manera realista por sesión? ¿Quieres a alguien que ofrezca precios de escala móvil o planes de pago?
  • ¿Dónde encajará la terapia en su horario? ¿Necesita un terapeuta que pueda verlo en un día específico de la semana? ¿O alguien que tiene sesiones nocturnas?

Recuerde, está bien cambiar los terapeutas o los tipos de terapia si uno no funciona para usted. Sigue intentándolo hasta que encuentres a alguien que se sienta bien contigo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *