Síntomas de la fiebre del heno: desencadenantes, complicaciones y tratamiento

¿Qué es la fiebre del heno?

La fiebre del heno es una condición común que afecta a cerca de 18 millones de estadounidenses, según el Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). También conocida como rinitis alérgica o alergias nasales, la fiebre del heno puede ser estacional, perenne (durante todo el año) u ocupacional. La rinitis se refiere a la irritación o inflamación de la nariz.

Los síntomas comúnmente incluyen:

  • nariz que moquea
  • congestión nasal
  • estornudar
  • ojos llorosos, rojos o con picazón
  • Toser
  • picazón en la garganta o paladar
  • goteo postnasal
  • picazón en la nariz
  • presión sinusal y dolor
  • picazón en la piel

Los síntomas pueden volverse a largo plazo si la fiebre del heno no se trata.

Leer más: Diagnóstico de tos de fiebre del heno »

Siga leyendo para obtener más información sobre los síntomas de la fiebre del heno y cómo manejarlos o tratarlos.

¿Cómo difieren los síntomas de la fiebre del heno de otras afecciones?

Aunque los síntomas de la fiebre del heno y los síntomas de un resfriado pueden sentirse similares, la mayor diferencia es que un resfriado causará fiebre y dolores en el cuerpo. Los tratamientos para ambas afecciones también son muy diferentes.

Diferencia Fiebre Haya Temporización fría La fiebre de Hay comienza inmediatamente después de la exposición a un alérgeno. Los resfriados comienzan de uno a tres días después de la exposición a un virus. Duración La fiebre de Haya dura tanto tiempo como esté expuesto a los alérgenos, generalmente varias semanas. Síntomas La fiebre de Hay produce una secreción nasal con una secreción fina y acuosa. Los resfriados causan secreción nasal con secreción más espesa que puede ser de color amarillo. Sin embargo, la fiebre de Hay no produce fiebre. Los resfriados suelen causar fiebre leve.

Lea más sobre las diferencias entre alergias y resfriados »

Otras condiciones

Otras afecciones con síntomas similares a la fiebre del heno:

  • cabeza fría
  • rinitis infecciosa, incluye infección del tracto respiratorio superior
  • rinitis irritante, reacción a cambios físicos o químicos
  • sinusitis

A diferencia de la fiebre del heno, estas afecciones también pueden causar fiebre.

Síntomas de la fiebre del heno en bebés y niños.

La fiebre del heno es extremadamente común en los niños, aunque rara vez se desarrollan antes de los 3 años de edad. Pero es importante tratar los síntomas de alergia, especialmente en bebés y niños. Los síntomas graves de la fiebre del heno pueden convertirse en afecciones de salud a largo plazo como asma, sinusitis o infecciones crónicas del oído. Reciente estudios demuestre que la genética puede indicar si su hijo desarrollará asma o no junto con la fiebre del heno.

Los niños más pequeños pueden tener más problemas para lidiar con los síntomas de la fiebre del heno. Puede afectar su concentración y patrones de sueño. A veces, los síntomas se confunden con el resfriado común. Pero su hijo no tendrá fiebre como el resfriado y los síntomas persistirán más allá de unas pocas semanas.

¿Cuáles son los síntomas a largo plazo de la fiebre del heno?

Los síntomas de la fiebre del heno a menudo comienzan inmediatamente después de estar expuesto a un alergeno específico. Tener estos síntomas durante más de unos pocos días puede causar:

  • orejas tapadas
  • dolor de garganta
  • disminución del sentido del olfato
  • dolores de cabeza
  • brillos alérgicos u ojeras debajo de los ojos
  • fatiga
  • irritabilidad
  • hinchazón debajo de los ojos

¿Tienes sarpullido por la fiebre del heno? »»

Experimentar estos síntomas con el tiempo puede tener un efecto negativo en:

  • calidad de sueño
  • síntomas de asma
  • calidad de vida, ya que los síntomas pueden hacer que las actividades sean menos agradables, o que sea menos productivo en el trabajo y la escuela, o incluso que necesite quedarse en casa del trabajo o la escuela
  • infecciones del oído, especialmente en niños
  • ojos o conjuntivitis alérgica, que ocurre cuando el alérgeno irrita la membrana sobre el ojo
  • inflamación de los senos, que puede convertirse en sinusitis debido a la congestión persistente

Algunos pacientes dicen que la fiebre del heno se siente como un resfriado, especialmente si continúa por un período prolongado y los síntomas empeoran.

¿Qué causa las alergias a la fiebre del heno?

Los síntomas de la fiebre del heno generalmente comienzan justo después de estar expuesto al alérgeno. Los alérgenos pueden estar adentro o afuera estacionalmente o durante todo el año.

Los alérgenos comunes incluyen:

  • polen
  • moho u hongos
  • piel de mascota o caspa
  • ácaros del polvo
  • humo de cigarro
  • perfume

Estos alérgenos activarán su sistema inmunitario, lo que identifica erróneamente la sustancia como algo dañino. En respuesta a esto, su sistema inmunitario produce anticuerpos para defender su cuerpo. Los anticuerpos le indican a sus vasos sanguíneos que se ensanchen y que su cuerpo produzca químicos inflamatorios, como la histamina. Es esta respuesta la que causa los síntomas de la fiebre del heno.

Factores genéticos

La probabilidad de desarrollar alergias también aumenta si alguien en su familia tiene alergias. Esta estudio descubrió que si los padres tienen enfermedades relacionadas con la alergia, aumenta las posibilidades de que sus hijos desarrollen fiebre del heno. El asma y el eccema que no está relacionado con la alergia no afectan su factor de riesgo de fiebre del heno.

¿Qué desencadena tus síntomas?

Sus síntomas pueden variar según la época del año, el lugar donde vive y los tipos de alergias que tiene. Conocer estos factores puede ayudarlo a prepararse para sus síntomas. La primavera temprana a menudo afecta a personas con alergias estacionales, pero la naturaleza florece en diferentes épocas del año. Por ejemplo:

  • El polen de los árboles es más común a principios de la primavera.
  • El polen de hierba es más común a fines de la primavera y el verano.
  • El polen de ambrosía es más común en el otoño.
  • Las alergias al polen pueden empeorar en días calurosos y secos cuando el viento transporta el polen.

Pero sus síntomas de fiebre del heno pueden aparecer durante todo el año, si es alérgico a los alérgenos de interior. Los alérgenos de interior incluyen:

  • ácaros del polvo
  • caspa de mascota
  • cucarachas
  • moho y esporas de hongos

A veces, los síntomas de estos alérgenos también pueden aparecer estacionalmente. Las alergias a las esporas de moho tienden a empeorar durante el clima más cálido o más húmedo.

¿Qué empeora los síntomas de la fiebre del heno?

Los síntomas de la fiebre del heno también pueden empeorar con otros irritantes. Esto se debe a que la fiebre del heno causa inflamación en el revestimiento de la nariz y hace que su nariz sea más sensible a los irritantes en el aire.

Estos irritantes incluyen:

  • humo de madera
  • la contaminación del aire
  • humo de tabaco
  • viento
  • aerosoles
  • olores fuertes
  • cambios de temperatura
  • cambios en la humedad
  • humos irritantes

¿Cuándo debo visitar a un médico para la fiebre del heno?

Los síntomas de la fiebre del heno casi nunca son peligrosos de inmediato. No se requieren pruebas de alergia durante el diagnóstico de fiebre del heno. Debería consultar a un médico si sus síntomas no responden a los medicamentos de venta libre (OTC). Puede pedirle a su médico o especialista una prueba de alergia si está interesado en conocer la causa exacta de su alergia.

Consulte a su médico si ocurre cualquiera de lo siguiente:

  • Sus síntomas duran más de una semana y son molestos para usted.
  • Los medicamentos para la alergia de venta libre no te están ayudando.
  • Tiene otra afección, como el asma, que empeora los síntomas de la fiebre del heno.
  • La fiebre del heno ocurre durante todo el año.
  • Tus síntomas son severos.
  • Los medicamentos para la alergia que está tomando están causando efectos secundarios molestos.
  • Le interesa saber si las vacunas contra la alergia o la inmunoterapia son una buena opción para usted.

Cómo tratar o manejar sus síntomas

Los tratamientos y planes caseros están disponibles para ayudar a reducir sus síntomas. Puede reducir las posibilidades de entrar en contacto con el polvo y el moho limpiando y ventilando sus habitaciones regularmente. Para alergias al aire libre, puede descargar Poncho, una aplicación meteorológica que te dice cuál es el recuento de polen, así como la velocidad del viento.

Otros cambios en el estilo de vida incluyen:

  • mantener las ventanas cerradas para evitar la entrada de polen
  • Usa gafas de sol para cubrir tus ojos cuando estás al aire libre
  • usando un deshumidificador para controlar el moho
  • lavarse las manos después de acariciar animales o interactuar con ellos en un espacio ventilado

Para aliviar la congestión, intente usar una olla Neti o aerosoles salinos. Estas opciones también pueden reducir el goteo posnasal, lo que contribuye al dolor de garganta.

Las opciones de tratamiento para niños incluyen:

  • gotas para los ojos
  • enjuagues nasales salinos
  • antihistamínicos no somnolientos
  • vacunas antialérgicas, que se administran con mayor frecuencia a niños de 5 años en adelante

Lea sobre las mejores formas de tratar las alergias estacionales »

Cocinar o condimentar alimentos o bebidas con cúrcuma también puede ser efectivo. La cúrcuma contiene propiedades descongestionantes antialérgicas y naturales. Estudio descubrió que la cúrcuma suprime las reacciones alérgicas.

Otros tratamientos alternativos tienen menos evidencia de sus beneficios, pero algunas personas sienten una diferencia después de incorporar estos alimentos en su dieta. Estos alimentos incluyen:

  • petasita de arbusto, sin PA
  • espirulina
  • Pimiento
  • vitamina C
  • de aceite de pescado

También se cree que la miel ayuda a disminuir las alergias estacionales. Las personas alérgicas a las abejas no deben consumir miel sin procesar. Por lo menos, la miel puede ayudar a calmar el dolor de garganta o la picazón.

Medicamentos

Muchos antihistamínicos no somnolientos ahora están disponibles sin receta médica. Es posible que pueda prevenir el desarrollo de síntomas si los toma antes de que el polen esté en el aire. Pregúntele a su farmacéutico qué funcionará mejor para usted. Es posible que necesite medicamentos recetados si sus síntomas son graves. Estos pueden incluir inmunoterapia o inyecciones para la alergia.