Síndrome metabólico: factores de riesgo, diagnóstico y complicaciones

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico es un grupo de cinco factores de riesgo que aumentan la probabilidad de desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes y derrames cerebrales. Los cinco factores de riesgo son:

  • aumento de la presión arterial (mayor de 130/85 mmHg)
  • niveles altos de azúcar en la sangre (resistencia a la insulina)
  • exceso de grasa alrededor de la cintura
  • altos niveles de triglicéridos
  • bajos niveles de colesterol bueno o HDL

Tener uno de estos factores de riesgo no significa que tenga síndrome metabólico. Sin embargo, tener uno aumentará sus posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Tener tres o más de estos factores dará como resultado un diagnóstico de síndrome metabólico y aumentará el riesgo de complicaciones de salud.

La Asociación Americana del Corazón (AHA) informa que el 23 por ciento de los adultos actualmente tienen síndrome metabólico.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el síndrome metabólico?

Los factores de riesgo para el síndrome metabólico están relacionados con la obesidad. Los dos factores de riesgo más importantes están definidos por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre como:

  • obesidad central, o exceso de grasa alrededor de las partes media y superior del cuerpo
  • resistencia a la insulina, lo que dificulta que el cuerpo use azúcar

Hay otros factores que pueden aumentar su riesgo de síndrome metabólico. Éstas incluyen:

  • antecedentes familiares de síndrome metabólico
  • no hacer suficiente ejercicio
  • mujeres que han sido diagnosticadas con síndrome de ovario poliquístico

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

Para diagnosticar el síndrome metabólico, su médico deberá realizar varias pruebas diferentes. Los resultados de estas pruebas se utilizarán para buscar tres o más signos del trastorno. Su médico puede verificar uno o más de los siguientes:

  • circunferencia de la cintura
  • triglicéridos en sangre en ayunas
  • los niveles de colesterol
  • presión arterial
  • nivel de glucosa en ayunas

Las anomalías observadas en tres o más de estas pruebas indicarán la presencia de síndrome metabólico.

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome metabólico?

Las complicaciones que pueden resultar del síndrome metabólico son con frecuencia graves y a largo plazo (crónicas). Incluyen:

  • endurecimiento de las arterias (aterosclerosis)
  • diabetes
  • ataque del corazón
  • enfermedad renal
  • golpe
  • enfermedad del hígado graso no alcohólico
  • enfermedad arterial periférica
  • enfermedades cardiovasculares

Si se desarrolla diabetes, puede estar en riesgo de complicaciones de salud adicionales, que incluyen:

  • daño ocular (retinopatía)
  • daño a los nervios (neuropatía)
  • enfermedad renal
  • amputación de extremidades

¿Cómo se trata el síndrome metabólico?

Si le diagnostican síndrome metabólico, el objetivo del tratamiento será reducir su riesgo de desarrollar más complicaciones de salud. Su médico le recomendará cambios en el estilo de vida que pueden incluir perder entre el 7 y el 10 por ciento de su peso actual y hacer al menos 30 minutos de ejercicio moderado a intenso de cinco a siete días a la semana. También pueden sugerirle que deje de fumar.

Su médico puede recetarle medicamentos para reducir su presión arterial, colesterol y / o azúcar en la sangre. También pueden recetar dosis bajas de aspirina para ayudar a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

¿Cuál es el pronóstico para pacientes con síndrome metabólico?

El pronóstico para las personas con síndrome metabólico puede ser bastante bueno si se manejan los síntomas. Las personas que siguen los consejos de su médico, comen bien, hacen ejercicio, dejan de fumar y pierden peso reducirán sus posibilidades de desarrollar problemas de salud graves, como un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Aunque el manejo de los síntomas reducirá las complicaciones de salud, la mayoría de las personas con esta afección tienen un riesgo a largo plazo de enfermedad cardiovascular. Si desarrolla esta afección, su médico deberá controlarlo para ayudar a prevenir problemas de salud graves, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

¿Cómo se puede prevenir el síndrome metabólico?

Prevenir el síndrome metabólico es ciertamente posible. Mantener una circunferencia de cintura saludable y la presión arterial y los niveles de colesterol reducen el riesgo de síndrome metabólico. El ejercicio y la pérdida de peso pueden ayudar en estos esfuerzos y disminuir la resistencia a la insulina.

En particular, coma una dieta saludable que incluya frutas, verduras y granos integrales. El ejercicio también es importante cuando se trata de prevenir esta afección. La actividad física regular reducirá la presión arterial, el azúcar en la sangre y los niveles de colesterol. La clave es tratar de mantener un peso saludable. Hable con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios o cambiar radicalmente su dieta.

La prevención del síndrome metabólico también requerirá que se realice exámenes físicos regulares. Su médico puede medir su presión arterial y completar un análisis de sangre que puede indicar el desarrollo temprano del síndrome metabólico. El diagnóstico temprano de la afección y el tratamiento reducirán las complicaciones de salud a largo plazo.