Síndrome de fatiga crónica: causas, síntomas y tratamiento

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es un trastorno caracterizado por fatiga extrema o cansancio que no desaparece con el descanso y no puede explicarse por una afección médica subyacente.

El SFC también puede denominarse encefalomielitis mialgica (EM) o enfermedad de intolerancia al esfuerzo sistémico (SEID).

Las causas del SFC aún no se entienden completamente. Algunas teorías incluyen infección viral, estrés psicológico o una combinación de factores.

Debido a que no se ha identificado una causa única y a que muchas otras afecciones producen síntomas similares, el SFC puede ser difícil de diagnosticar.

No hay pruebas para CFS. Su médico tendrá que descartar otras causas de su fatiga al determinar un diagnóstico.

Si bien el SFC anteriormente era un diagnóstico controvertido, ahora es ampliamente aceptado como una condición médica.

El SFC puede afectar a cualquier persona, aunque es más común entre mujeres en su 40s y 50s. Actualmente no hay cura, pero el tratamiento puede aliviar los síntomas.

Esto es lo que necesita saber sobre el SFC, incluidos los síntomas, las opciones de tratamiento y las perspectivas.

¿Qué causa el SFC?

Se desconoce la causa del SFC. Los investigadores especulan que los factores contribuyentes pueden incluir:

  • virus
  • un sistema inmunitario debilitado
  • estrés
  • desequilibrios hormonales

También es posible que algunas personas estén genéticamente predispuestas a desarrollar SFC.

Aunque el SFC a veces puede desarrollarse después de una infección viral, no se ha encontrado que un solo tipo de infección cause SFC. Algunas infecciones virales que se han estudiado en relación con el SFC incluyen las causadas por:

  • Virus de Epstein-Barr (EBV)
  • virus del herpes humano 6
  • Virus del río Ross (RRV)
  • virus de la rubéola

Las infecciones causadas por bacterias, como Coxiella burnetii y Mycoplasma pneumoniae, también se han estudiado en relación con el SFC.

La Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ha sugerido que el SFC puede ser la etapa final de múltiples condiciones diferentes, en lugar de una condición específica.

De hecho, sobre 1 en personas 10 con EBV, el virus Ross River o la infección por Coxiella burnetii desarrollará una afección que cumpla con los criterios para un diagnóstico de SFC.

Además, los investigadores dicen que aquellos que han tenido síntomas graves con cualquiera de estas tres infecciones tienen un mayor riesgo de desarrollar CFS más adelante.

Las personas con SFC a veces tienen sistemas inmunes debilitados, pero los médicos no saben si esto es suficiente para causar el trastorno.

Las personas con SFC también a veces pueden tener niveles hormonales anormales. Los médicos aún no han concluido si esto es significativo tampoco.

Factores de riesgo para el SFC

El SFC se ve con mayor frecuencia entre personas de entre 40 y 50 años.

El sexo también juega un papel importante en el SFC, ya que las mujeres son de dos a cuatro veces más probabilidades de ser diagnosticado con CFS que los hombres.

Otros factores que pueden aumentar su riesgo de SFC incluyen:

  • predisposición genética
  • alergias
  • estrés
  • factores ambientales

¿Cuáles son los síntomas del SFC?

Los síntomas del SFC varían según el individuo y la gravedad de la afección.

El síntoma más común es la fatiga que es lo suficientemente grave como para interferir con sus actividades diarias.

Para que se diagnostique el SFC, una capacidad significativamente reducida para realizar sus actividades diarias habituales con fatiga debe durar al menos 6 meses. No debe ser curable con reposo en cama.

También experimentarás fatiga extrema después de actividades físicas o mentales, que se conoce como malestar post-esfuerzo (PEM). Esto puede durar por más de 24 hora después de la actividad

El SFC también puede presentar problemas de sueño, como:

  • sentirse sin refrescar después de una noche de sueño
  • insomnio crónico
  • otros trastornos del sueño

Además, también puede experimentar:

  • Pérdida de memoria
  • concentración reducida
  • intolerancia ortostática (pasar de estar acostado o sentado a estar de pie lo marea, marea o desmaya)

Los síntomas físicos del SFC pueden incluir:

  • dolor muscular
  • Dolores de cabeza frecuentes
  • dolor en múltiples articulaciones sin enrojecimiento o hinchazón
  • dolor de garganta frecuente
  • ganglios linfáticos sensibles e inflamados en el cuello y las axilas

El SFC afecta a algunas personas en ciclos, con períodos de peor sensación y luego mejor.

Los síntomas a veces incluso pueden desaparecer por completo, lo que se conoce como remisión. Sin embargo, todavía es posible que los síntomas vuelvan más tarde, lo que se conoce como una recaída.

Este ciclo de remisión y recaída puede dificultar el manejo de sus síntomas, pero es posible.

¿Cómo se diagnostica el SFC?

El SFC es una condición muy difícil de diagnosticar.

Según los Instituto de Medicina, a partir de 2015, el SFC ocurre en aproximadamente 836,000 a 2.5 millones de estadounidenses. Sin embargo, se estima que 84 a 91 por ciento aún no han recibido un diagnóstico.

No hay exámenes médicos para detectar el SFC. Sus síntomas son similares a muchas otras condiciones. Muchas personas con SFC no "se ven enfermas", por lo que los médicos pueden no reconocer que realmente tienen una condición de salud.

Para recibir un diagnóstico de SFC, su médico descartará otras causas potenciales y revisará su historial médico con usted.

Confirmarán que al menos tienes los síntomas centrales mencionados anteriormente. También le preguntarán sobre la duración y la gravedad de su fatiga inexplicable.

Descartar otras posibles causas de su fatiga es una parte clave del proceso de diagnóstico. Algunas afecciones con síntomas similares a los del SFC incluyen:

  • mononucleosis
  • La enfermedad de Lyme
  • esclerosis múltiple
  • lupus (LES)
  • hipotiroidismo
  • la fibromialgia
  • trastorno depresivo mayor
  • obesidad severa
  • trastornos del sueño

Los efectos secundarios de ciertos medicamentos, como los antihistamínicos y el alcohol, también pueden imitar los síntomas del SFC.

Debido a las similitudes entre los síntomas del SFC y muchas otras afecciones, es importante no autodiagnosticarse. Hable con su médico sobre sus síntomas. Pueden trabajar con usted para obtener alivio.

¿Cómo se trata el SFC?

Actualmente no existe una cura específica para el SFC.

Cada persona tiene síntomas diferentes y, por lo tanto, puede requerir diferentes tipos de tratamiento para controlar el trastorno y aliviar sus síntomas.

Trabaje con su equipo de proveedores de atención médica para crear el mejor plan de tratamiento para usted. Pueden repasar los posibles beneficios y efectos secundarios de las terapias con usted.

Abordar los síntomas del malestar post-esfuerzo (PEM)

La PEM ocurre cuando incluso un esfuerzo físico, mental o emocional menor provoca que los síntomas del SFC empeoren.

Los síntomas empeoran generalmente 12-48 hrs después de la actividad y duran días o incluso semanas.

La gestión de la actividad, también llamada estimulación, puede ayudar a equilibrar el descanso y la actividad para evitar brotes de PEM. Deberá encontrar sus límites individuales para las actividades mentales y físicas, planificar estas actividades y luego descansar para mantenerse dentro de estos límites.

Algunos médicos se refieren a permanecer dentro de estos límites como la "envoltura energética". Llevar un diario de sus actividades puede ayudarlo a encontrar sus límites personales.

Es importante tener en cuenta que si bien el ejercicio aeróbico vigoroso es bueno para la mayoría de las afecciones crónicas, las personas con SFC no toleran tales rutinas de ejercicio.

Remedios caseros y cambios en el estilo de vida.

Hacer algunos cambios en el estilo de vida puede ayudar a reducir sus síntomas.

Limitar o eliminar su consumo de cafeína puede ayudarlo a dormir mejor y aliviar su insomnio. Debe limitar o evitar la nicotina y el alcohol también.

Intente evitar tomar una siesta durante el día si le está afectando su capacidad de dormir por la noche.

Crea una rutina de sueño. Acuéstate a la misma hora todas las noches y procura despertarte a la misma hora todos los días.

Medicamentos

Por lo general, ningún medicamento puede tratar todos sus síntomas. Además, sus síntomas pueden cambiar con el tiempo, por lo que es posible que sus medicamentos también tengan que hacerlo.

En muchos casos, el SFC puede desencadenar o ser un síntoma de depresión. Es posible que necesite una dosis baja de terapia antidepresiva o una derivación a un proveedor de salud mental.

Si los cambios en el estilo de vida no le dan una noche de sueño reparador, su médico puede sugerirle una ayuda para dormir. Los medicamentos para reducir el dolor también pueden ayudarlo a sobrellevar dolores y dolores en las articulaciones causados ​​por el SFC.

Si se necesita terapia con medicamentos, deberá adaptarse a sus necesidades. Trabaja en estrecha colaboración con tu médico. No existe un tratamiento único para el SFC.

La medicina alternativa

La acupuntura, el tai chi, el yoga y los masajes pueden ayudar a aliviar el dolor asociado con el SFC. Siempre hable con su médico antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o complementario.

¿Qué se puede esperar a largo plazo?

A pesar de los mayores esfuerzos de investigación, el SFC sigue siendo una afección compleja sin causa y cura exacta conocida. La tasa de recuperación es Sólo% 5. Por lo tanto, gestionar el SFC puede ser un desafío.

Es probable que necesite hacer cambios en el estilo de vida para adaptarse a su fatiga crónica. Como resultado, puede experimentar depresión, ansiedad o aislamiento social. Puede encontrar que unirse a un grupo de apoyo puede ser útil al tomar decisiones y transiciones.

El SFC progresa de manera diferente en cada persona, por lo que es importante trabajar con su médico para crear un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades.

Muchas personas se benefician al trabajar con un equipo de proveedores de atención médica. Esto puede incluir médicos, terapeutas y especialistas en rehabilitación.

Si vives con CFS, el Resuelva la iniciativa ME / CFS tiene recursos que pueden serle útiles. los CDC también ofrece recomendaciones para manejar y vivir con CFS.