Senil: olvidando términos hirientes y entendiendo los cambios cognitivos

Compartir en Pinterest

"Deben irse seniles". Muchos de nosotros hemos escuchado alguna versión de esta frase a lo largo de nuestras vidas. A menudo se usa para implicar que alguien, generalmente un adulto mayor, está perdiendo sus facultades cognitivas.

Pero, ¿qué significa realmente la palabra senil? ¿Y es apropiado usarlo alguna vez?

La respuesta corta es no. "Senil" y "senilidad" a menudo se han utilizado incorrectamente para referirse a alguien con demencia, creando una connotación negativa y a menudo hiriente de la palabra. Hoy en día, "senil" generalmente se considera un insulto y no se usa excepto como parte de los nombres de condiciones médicas arcaicas.

La forma más precisa de referirse a los cambios naturales del envejecimiento, especialmente los relacionados con el funcionamiento mental e intelectual, es "cambios cognitivos".

Hoy en día, las personas mayores activas y saludables desafían muchas creencias sobre el envejecimiento, como la noción de que una disminución grave en el estado mental es una parte común o natural del envejecimiento. Si bien los cambios cognitivos ocurren a medida que envejecemos, no son lo mismo que lo que se ve en las personas con demencia.

¿Qué cambios naturales ocurren a medida que envejecemos? Si los cambios cognitivos que ocurren durante el proceso de envejecimiento natural no son lo mismo que la demencia, ¿qué es exactamente la demencia y qué podemos esperar a medida que envejecemos? Sigue leyendo para aprender más.

¿Cuáles son los síntomas cognitivos del envejecimiento natural?

¿Qué sucede exactamente con su funcionamiento cognitivo a medida que envejece?

Los elementos anteriores son todos efectos normales del envejecimiento en la memoria, el pensamiento o las habilidades sociales. Esto es muy diferente de condiciones como la demencia.

Por ejemplo, tal vez te olvides de pagar una factura mensual. Quizás perdiste la noción del tiempo o estabas tan ocupado con otras cosas que olvidaste que era debido. Este tipo de olvido es típico y puede suceder a personas de todas las edades.

Por el contrario, alguien con una afección como la demencia puede tener problemas continuos para recordar pagar facturas o puede olvidar los pasos involucrados en el pago de facturas. Este tipo de olvido puede afectar significativamente el estilo de vida de una persona.

Otros efectos del envejecimiento natural.

¿Cómo se diagnostican las condiciones de envejecimiento?

El envejecimiento natural en sí no requiere un diagnóstico. Sin embargo, a medida que envejecemos, podemos volvernos más susceptibles a ciertas condiciones de salud. Algunos ejemplos incluyen:

Su médico puede trabajar con usted para identificar y tratar afecciones que se desarrollan a medida que envejece. Es por eso que es vital hacerse chequeos de salud regulares a medida que envejece y consultar a su médico si desarrolla algún problema de salud.

¿Cuál es la diferencia entre los cambios cognitivos del envejecimiento y la demencia?

Ahora que hemos hablado sobre el proceso natural de envejecimiento del cuerpo, particularmente en lo que respecta a la función cognitiva, ¿qué es exactamente la demencia?

La demencia no es en realidad una enfermedad específica, sino un grupo de síntomas que afectan cosas como las habilidades de pensamiento y la memoria. La demencia ocurre cuando una disminución de la memoria, las habilidades de pensamiento o las habilidades sociales se vuelven lo suficientemente graves como para afectar las actividades y el funcionamiento diario de una persona.

La demencia es causada por el daño a las células en su cerebro. Muchas cosas pueden causar demencia, que incluyen:

Cuando ver a tu doctor

Si usted o un ser querido muestra una disminución de la memoria u otras habilidades cognitivas que afectan significativamente la vida diaria, debe hacer una cita con su médico.

Si la demencia se diagnostica en sus primeras etapas, a veces se puede retrasar y, en algunos casos, incluso detener o mejorar (según su causa).

Maneras de mantenerse alerta a medida que envejece

Aunque no podemos evitar por completo los efectos naturales del envejecimiento, hay muchas cosas que puede hacer para mantener su cerebro en forma a medida que envejece.

Dale ejercicio a tu cerebro

Haga actividades que lo hagan pensar, resolver problemas y recordar información. Actividades como esta pueden ayudar a estimular su cerebro y mantenerlo en forma. Los ejemplos incluyen cosas como hacer crucigramas, hacer manualidades o aprender una nueva habilidad.

Mantenerse activo

El ejercicio no solo es bueno para su salud en general, sino que la actividad física puede aumentar el flujo sanguíneo a su cerebro. Intente hacer algún tipo de ejercicio aeróbico durante 30 minutos la mayoría de los días de la semana.

Se social

Pasar tiempo con familiares y amigos puede ayudar a mantener su cerebro estimulado y combatir cosas como la depresión o el estrés. También puede considerar ser voluntario en una organización local.

Come una dieta saludable

Intente enfocar su dieta para que sea rica en verduras, frutas y granos integrales. Elija fuentes de proteínas saludables como nueces, pescado y pollo.

Abordar otras condiciones de salud

Algunas condiciones pueden aumentar su riesgo de deterioro cognitivo o demencia a medida que envejece. Si tiene una afección como diabetes, presión arterial alta o colesterol alto, asegúrese de trabajar con su médico para mantenerlo bajo control.

Mantén tu cabeza protegida

Las lesiones cerebrales traumáticas pueden causar problemas con la cognición. Recuerde usar siempre un casco cuando realice actividades como andar en bicicleta o practicar deportes de contacto.

La comida para llevar

La palabra senil simplemente se refiere a algo que es "característico de la vejez". Sin embargo, es una palabra que a menudo se usa incorrectamente para referirse a alguien que puede tener demencia, dándole una connotación hiriente y negativa. Por esa razón, fuera de un entorno médico, no use la palabra.

Si bien todos experimentamos cambios cognitivos a medida que envejecemos, a menudo no están en el nivel de gravedad de la demencia. A diferencia del envejecimiento natural, la demencia es una disminución en la memoria, el pensamiento y otras habilidades cognitivas que impactan significativamente la capacidad de un individuo para funcionar en su vida diaria.

Si bien no podemos hacer nada para detener el proceso de envejecimiento, definitivamente podemos tomar medidas para mantener nuestros cerebros y recuerdos afilados a medida que envejecemos. Algunos ejemplos incluyen ser mental y físicamente activo, mantenerse social y abordar cualquier condición de salud existente.