Protuberancia frontal: causas, signos y diagnóstico

Resumen

La protuberancia frontal es un término médico utilizado para describir una frente prominente y prominente que a menudo también se asocia con una cresta de cejas gruesa.

Este signo es el marcador principal de muchas afecciones, incluidos los problemas que afectan las hormonas, los huesos o la estatura de una persona. Un médico generalmente lo identifica en la infancia o la primera infancia.

Los tratamientos pueden abordar la condición que está causando la protuberancia frontal. Sin embargo, no pueden corregir una frente que sobresale porque la protuberancia frontal cambia la forma en que se forman el hueso y los tejidos de la cara y el cráneo.

La protuberancia frontal hace que su hijo tenga una frente agrandada o sobresaliente o una cresta de cejas agrandada. Este signo puede ser leve en los primeros meses y años de la vida de su hijo, pero puede ser más notable a medida que envejece.

La protuberancia frontal puede ser un signo de un trastorno genético o defecto congénito, lo que significa un problema que está presente al nacer. La causa de la jefatura también puede influir en otros problemas, como las deformidades físicas.

¿Qué causa la protuberancia frontal?

La protuberancia frontal puede deberse a ciertas afecciones que afectan las hormonas de crecimiento de su hijo. También se puede observar en algunos tipos de anemia severa que causan una producción aumentada, pero ineficaz, de glóbulos rojos por la médula ósea.

Una causa subyacente común es la acromegalia. Este es un trastorno crónico que conduce a una sobreproducción de hormona del crecimiento. Estas áreas del cuerpo son más grandes de lo normal para las personas con acromegalia:

  • manos
  • pies
  • mandíbulas
  • huesos del cráneo

Otras causas potenciales de protuberancia frontal incluyen:

  • uso del medicamento anticonvulsivo trimethadione durante el embarazo
  • síndrome de nevo de células basales
  • sífilis congénita
  • disostosis cleidocraneal
  • Síndrome de Russell-Silver
  • Síndrome de Rubinstein-Taybi
  • Síndrome de Pfeiffer
  • Síndrome de Hurler
  • Síndrome de Crouzon
  • raquitismo
  • crecimientos anormales en la frente o el cráneo
  • ciertos tipos de anemia, como la talasemia mayor (beta-talasemia)

Las anomalías en los genes PEX1, PEX13 y PEX26 de un bebé también pueden causar protuberancia frontal.

¿Cómo se diagnostica la protuberancia frontal?

Un médico puede diagnosticar la protuberancia frontal examinando la cresta de la frente y la frente de su hijo y midiendo la cabeza de su hijo. Sin embargo, la causa de la afección puede no ser tan clara. Dado que la protuberancia frontal a menudo indica un trastorno raro, otros síntomas o deformidades pueden ofrecer pistas sobre su causa subyacente.

Su médico inspeccionará físicamente la frente de su hijo y anotará su historial médico. Debe estar listo para responder preguntas sobre cuándo notó por primera vez la protuberancia frontal y cualquier otra característica o síntoma inusual que pueda tener su hijo.

Su médico puede ordenar análisis de sangre para verificar los niveles hormonales de su hijo y detectar anomalías genéticas. También pueden ordenar escaneos de imágenes para ayudar a determinar la causa de la protuberancia frontal. Los escáneres de imágenes comúnmente utilizados para este propósito incluyen rayos X y resonancias magnéticas.

Una radiografía puede revelar deformidades en el cráneo que pueden causar que la región de la frente o la frente sobresalga. Una resonancia magnética más detallada puede mostrar anormalidades en los huesos y tejidos circundantes.

Crecimientos anormales pueden estar causando la protuberancia de la frente. Los escaneos de imágenes son la única forma de descartar esta causa potencial.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la protuberancia frontal?

No hay tratamiento para revertir la protuberancia frontal. El manejo se enfoca en tratar la condición subyacente o al menos disminuir los síntomas. La protuberancia frontal no suele mejorar con la edad. Sin embargo, no empeora en la mayoría de los casos.

La cirugía estética puede ser útil para tratar muchas deformidades faciales. Sin embargo, no existen pautas actuales que recomienden la cirugía estética para mejorar la apariencia de la protuberancia frontal.

¿Cómo puedo evitar la protuberancia frontal?

No hay formas conocidas de evitar que su hijo desarrolle una protuberancia frontal. Sin embargo, el asesoramiento genético puede ayudarlo a determinar si es probable que su hijo nazca con una de las raras afecciones que causan este síntoma.

La asesoría genética puede incluir análisis de sangre y orina para ambos padres. Si eres portador conocido de una enfermedad genética, tu médico puede recomendarte ciertos medicamentos o tratamientos para la fertilidad. Su médico discutirá qué opción de tratamiento es adecuada para usted.

Siempre evite el medicamento anticonvulsivo trimethadione durante el embarazo para reducir el riesgo de que su hijo nazca con protuberancia frontal.