Proteína M (proteína de mieloma): espiga, monoclonal, en sangre, más

¿Qué son las proteínas M?

Las proteínas son un componente importante de todos los organismos vivos. Se pueden encontrar en todo tipo de tejidos corporales, incluida la sangre. Los anticuerpos son un ejemplo. Estas proteínas protectoras atacan y matan las enfermedades invasoras.

Cuando está sano, las células plasmáticas (un tipo de glóbulo blanco) en la médula ósea de su cuerpo ayudan a su cuerpo a combatir infecciones al producir anticuerpos que encuentran y atacan gérmenes. La médula ósea es un tejido blando que se encuentra dentro de la mayoría de los huesos y produce células sanguíneas.

A veces, las células plasmáticas crean proteínas anormales. Estas proteínas anormales se denominan proteínas M o proteínas monoclonales. Otros nombres comunes para estas proteínas incluyen:

  • inmunoglobulina monoclonal
  • Pico M
  • paraproteína

Encontrar proteínas M en la sangre o la orina suele ser un signo de enfermedad. Su presencia se asocia más comúnmente con un tipo de cáncer de las células plasmáticas llamado mieloma múltiple.

En otros casos, las proteínas M también podrían ser un signo de los siguientes trastornos de las células plasmáticas:

  • gammapatía monoclonal de importancia incierta (MGUS)
  • mieloma múltiple latente (SMM)
  • amiloidosis de cadena ligera

Cómo se desarrollan las proteínas M

Las células plasmáticas en la médula ósea de una persona sana producen anticuerpos que combaten la enfermedad cuando ingresa al cuerpo. Cuando el mieloma múltiple afecta a las células plasmáticas, comienzan a crecer sin control y llenan la médula ósea y la sangre con grandes cantidades de proteínas M. Estas células plasmáticas cancerosas comienzan a superar a las células sanas formadoras de sangre en la médula ósea.

Cuando las proteínas M comienzan a superar en número a las células sanguíneas normales, esto puede resultar en un recuento sanguíneo bajo y complicaciones de salud, como:

  • infecciones frecuentes
  • problemas óseos
  • función renal reducida
  • anemia

Los expertos en salud no están seguros exactamente de qué causa el mieloma múltiple. Pero parece comenzar con una célula plasmática anormal en la médula ósea. Una vez que se forma esta célula anormal, comienza a multiplicarse rápidamente y no muere como lo hace una célula normal. Así es como se propaga el mieloma múltiple.

Condiciones relacionadas con las proteínas M

La mayoría de los casos de mieloma múltiple comienzan como una condición generalmente inofensiva llamada gammapatía monoclonal de importancia indeterminada (MGUS). Un signo de MGUS es la presencia de proteínas M en la sangre. Sin embargo, con MGUS, el nivel de proteínas M en el cuerpo es bajo y no causa daño.

En los Estados Unidos, MGUS afecta aproximadamente 3% de personas mayores de 50 años. Aproximadamente el 1 por ciento de estas personas desarrollan mieloma múltiple o un cáncer de sangre similar. Entonces, la gran mayoría de las personas con MGUS no desarrollan ninguna enfermedad.

Es difícil determinar si MGUS progresará o no a una condición más grave. Algunas personas están en mayor riesgo que otras.

Cuantas más proteínas M haya en la sangre y más tiempo haya tenido MGUS, mayor es el riesgo de desarrollar una o más afecciones relacionadas. Además del mieloma múltiple, la presencia de proteínas M en la sangre puede provocar:

  • MGUS no IgM (MGUS IgA o IgD). Estos son los tipos más comunes de MGUS que pueden progresar a mieloma múltiple, así como a amiloidosis de cadena ligera de inmunoglobulina (AL) o enfermedad por deposición de cadena ligera.
  • IgM MGUS. De todas las personas diagnosticadas con MGUS, aproximadamente 15 por cientont tener IgM MGUS. IgM MGUS puede conducir a un tipo raro de cáncer llamado Macroglobulinemia de Waldenstrom y, con menos frecuencia, a linfoma, amiloidosis AL o mieloma múltiple.
  • Cadena ligera MGUS (LC-MGUS). LC-MGUS es un tipo de MGUS recientemente clasificado. Puede conducir a una afección llamada proteinuria de Bence Jones que causa una acumulación de ciertas proteínas M en la orina. También puede conducir a mieloma múltiple de cadena ligera, amiloidosis AL o enfermedad por deposición de cadena ligera.
  • Complicaciones relacionadas con MGUS. Estos pueden incluir fracturas óseas, coágulos sanguíneos y problemas renales.

¿Cómo se evalúan las proteínas M?

La mayoría de las personas son diagnosticadas con MGUS durante los análisis de sangre para otras afecciones que afectan los niveles de proteínas de la sangre, como un trastorno nervioso llamado neuropatía periférica. Un médico puede notar proteínas anormales y niveles extraños de proteínas normales durante dicha prueba. También pueden notar niveles inusuales de proteína en la orina.

Si un médico ve que los resultados de su análisis de sangre u orina muestran niveles anormales de proteínas, le recomendarán más análisis. Las células plasmáticas anormales producen proteínas M en la sangre que son exactamente iguales.

Para encontrar estas proteínas M idénticas, su médico puede realizar un análisis de sangre llamado electroforesis de proteínas séricas (SPEP). Implica colocar una muestra de la parte líquida de su sangre (llamada suero) en un gel que está expuesto a una corriente eléctrica. La corriente induce a las diferentes proteínas en su suero a moverse y agruparse.

El siguiente paso es usar inmunoelectroforesis para determinar el tipo exacto de proteínas en la sangre. Durante este proceso, los técnicos de laboratorio miden los diferentes anticuerpos en su sangre. Si hay proteínas M en la sangre, los técnicos podrán identificarlas durante este proceso.

Si su médico encuentra proteínas M en su sangre, es posible que realicen más pruebas para descartar cualquier condición relacionada con MGUS que pueda causar problemas. Estas pruebas pueden incluir:

  • Un conteo sanguíneo completo (CBC). Este análisis de sangre mide los niveles de diferentes células en la sangre y puede revelar ciertos problemas relacionados con la MGUS, como la anemia.
  • Prueba de microglobulina beta-2. Las células plasmáticas anormales también pueden crear un tipo de proteína llamada beta-2 microglobulina. Los altos niveles de esta proteína sugieren un estado más avanzado de enfermedad relacionada con MGUS, como el mieloma múltiple.
  • Biopsias Estas pruebas implican extraer y luego analizar una pequeña cantidad de tejido de su médula ósea, un tumor o ganglios linfáticos.
  • Pruebas de química sanguínea. Estas pruebas miden la creatinina, la albúmina, el calcio y la deshidrogenasa láctica (LDH). Los niveles anormales de estas sustancias pueden indicar complicaciones por MGUS y una peor perspectiva.
  • Ecocardiograma (ECHO). Esta prueba se usa para verificar cualquier problema cardíaco, ya que esta es una posible complicación de la amiloidosis. La amiloidosis puede ser causada por MGUS.
  • Pruebas de imagen. Las resonancias magnéticas, las tomografías computarizadas, las tomografías PET y las radiografías se usan para determinar qué tan lejos se ha propagado el cáncer o para verificar si los huesos tienen daño por mieloma múltiple.
  • Pruebas de proteína en orina. Las pruebas de electroforesis de proteínas de orina (UPEP) y de inmunofijación de orina miden los niveles de proteínas M producidas por su cuerpo durante un período de 24 horas.

La comida para llevar

Los médicos a menudo encuentran proteínas M en la sangre mientras analizan otras afecciones que afectan los niveles de proteínas de la sangre, como los trastornos del sistema nervioso. También se pueden encontrar niveles inusuales de proteínas durante las pruebas de orina de rutina.

La presencia de proteínas M en el cuerpo y el diagnóstico de MGUS no son necesariamente motivo de preocupación. La mayoría de las personas que tienen proteínas M en la sangre no desarrollan más problemas de salud. Sin embargo, un pequeño número de personas con MGUS desarrollará cánceres o afecciones graves de la sangre, como el mieloma múltiple.

Si le diagnostican MGUS, hable con su médico sobre pruebas adicionales que podrían ayudarlo a comprender mejor su condición y su posible resultado.

No hay nada que pueda hacer para minimizar su riesgo de desarrollar una afección relacionada con MGUS, pero hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a controlarla. Los análisis de sangre y los chequeos frecuentes en el consultorio de su médico pueden ayudarlo a mantenerse al tanto de esta enfermedad.