Problemas de ira: síntomas, causas, diagnóstico y manejo

Definición de problemas de ira

La ira es una respuesta natural e instintiva a las amenazas. Un poco de ira es necesaria para nuestra supervivencia.

La ira se convierte en un problema cuando tienes problemas para controlarla, lo que hace que digas o hagas cosas de las que te arrepientas.

A 2010 estudio descubrió que el enojo incontrolado es malo para su salud física y emocional. También puede escalar rápidamente a violencia verbal o física, dañándote a ti y a quienes te rodean.

Obtenga más información sobre cómo identificar sus desencadenantes y controlar su ira a continuación.

¿Qué causa los problemas de ira?

Muchas cosas pueden desencadenar la ira, incluido el estrés, los problemas familiares y los problemas financieros.

Para algunas personas, la ira es causada por un trastorno subyacente, como el alcoholismo o la depresión. La ira en sí misma no se considera un trastorno, pero la ira es un síntoma conocido de varias afecciones de salud mental.

Las siguientes son algunas de las posibles causas de los problemas de ira.

Depresión

La ira puede ser un síntoma de depresión, que se caracteriza por sentimientos continuos de tristeza y pérdida de interés que duran al menos dos semanas.

La ira puede ser suprimida o expresada abiertamente. La intensidad de la ira y cómo se expresa varía de persona a persona.

Si tiene depresión, puede experimentar otros síntomas. Éstas incluyen:

  • irritabilidad
  • pérdida de energía
  • sentimientos de desesperanza
  • pensamientos de autolesión o suicidio

El trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por pensamientos obsesivos y comportamiento compulsivo. Una persona con TOC tiene pensamientos, impulsos o imágenes no deseadas e inquietantes que la impulsan a hacer algo de forma repetitiva.

Por ejemplo, pueden realizar ciertos rituales, como contar un número o repetir una palabra o frase, debido a una creencia irracional de que algo malo sucederá si no lo hacen.

A 2011 estudio descubrió que la ira es un síntoma común del TOC. Afecta aproximadamente a la mitad de las personas con TOC.

La ira puede resultar de la frustración con su incapacidad para evitar pensamientos obsesivos y comportamientos compulsivos, o de que alguien o algo interfiera con su capacidad para llevar a cabo un ritual.

Abuso de alcohol

Investigaciones muestra que beber alcohol aumenta la agresión. La ira es un factor que contribuye en aproximadamente la mitad de todos los delitos violentos cometidos en los Estados Unidos.

El abuso de alcohol, o alcoholismo, se refiere a consumir demasiado alcohol a la vez o regularmente.

El alcohol afecta su capacidad de pensar con claridad y tomar decisiones racionales. Afecta su control de los impulsos y puede dificultarle el control de sus emociones.

Desorden hiperactivo y deficit de atencion

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo marcado por síntomas como falta de atención, hiperactividad o impulsividad.

Los síntomas generalmente comienzan en la primera infancia y continúan durante toda la vida de una persona. Algunas personas no son diagnosticadas hasta la edad adulta, lo que a veces se conoce como TDAH en adultos.

La ira y el mal genio también pueden ocurrir en personas de todas las edades con TDAH. Otros síntomas incluyen:

  • inquietud
  • problemas de enfoque
  • mala gestión del tiempo o habilidades de planificación

Trastorno de oposición desafiante

El trastorno de oposición desafiante (ODD) es un trastorno del comportamiento que afecta 1 a ciento 16 de niños en edad escolar. Los síntomas comunes de ODD incluyen:

  • enfado
  • mal genio
  • irritabilidad

Los niños con ODD a menudo se molestan fácilmente por los demás. Pueden ser desafiantes y argumentativos.

El trastorno bipolar

El trastorno bipolar es un trastorno cerebral que causa cambios dramáticos en su estado de ánimo.

Estos intensos cambios de humor pueden variar de manía a depresión, aunque no todas las personas con trastorno bipolar experimentarán depresión. Muchas personas con trastorno bipolar pueden experimentar períodos de ira, irritabilidad y rabia.

Durante un episodio maníaco, puede:

  • ser fácilmente agitado
  • sentirse eufórico
  • tener pensamientos acelerados
  • participar en un comportamiento impulsivo o imprudente

Durante un episodio depresivo, puede:

  • sentirse triste, desesperado o lloroso
  • perder el interés en cosas que alguna vez disfrutaron
  • tener pensamientos suicidas

Trastorno explosivo intermitente

Una persona con trastorno explosivo intermitente (IED) ha repetido episodios de comportamiento agresivo, impulsivo o violento. Pueden reaccionar de forma exagerada ante situaciones con arrebatos de ira que están fuera de proporción con la situación.

Los episodios duran menos de 30 minutos y aparecen sin previo aviso. Las personas con el trastorno pueden sentirse irritables y enojadas la mayor parte del tiempo.

Algunos comportamientos comunes incluyen:

  • berrinche
  • argumentos
  • lucha
  • la violencia física
  • tirando cosas

Las personas con IED pueden sentirse arrepentidas o avergonzadas después de un episodio.

Dolor

La ira es una de las etapas del dolor. El dolor puede provenir de la muerte de un ser querido, un divorcio o ruptura, o de la pérdida de un trabajo. La ira puede estar dirigida a la persona que murió, a cualquier otra persona involucrada en el evento u objetos inanimados.

Otros síntomas de duelo incluyen:

  • choque
  • entumecimiento
  • culpa
  • tristeza
  • soledad
  • miedo

La ira emite síntomas

La ira causa síntomas físicos y emocionales. Si bien es normal experimentar estos síntomas en ocasiones, una persona con problemas de ira tiende a experimentarlos con más frecuencia y en un grado más grave.

Síntomas físicos

La ira afecta a diferentes partes de su cuerpo, incluidos su corazón, cerebro y músculos. UNA 2011 estudio descubrió que la ira también causa un aumento en los niveles de testosterona y una disminución en los niveles de cortisol.

Los signos y síntomas físicos de la ira incluyen:

  • aumento de la presión arterial
  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • sensación de hormigueo
  • la tensión muscular

Emocional

Hay una serie de emociones que van de la mano con la ira. Puede notar los siguientes síntomas emocionales antes, durante o después de un episodio de ira:

  • irritabilidad
  • frustración
  • ansiedad
  • rabia
  • estrés
  • sentirse abrumado
  • culpa

Tipos de problemas de ira

La ira puede manifestarse de varias maneras diferentes. No toda la ira se expresa de la misma manera. La ira y la agresión pueden ser externas, internas o pasivas.

  • Hacia fuera. Esto implica expresar su ira y agresión de una manera obvia. Esto puede incluir comportamientos tales como gritar, maldecir, tirar o romper cosas, o ser verbal o físicamente abusivo hacia los demás.
  • Interior. Este tipo de ira se dirige a ti mismo. Involucra el diálogo interno negativo, negándose a ti mismo cosas que te hacen feliz o incluso necesidades básicas, como la comida. Autolesionarse y aislarse de las personas son otras formas en que la ira se puede dirigir hacia adentro.
  • Pasivo. Esto implica el uso de formas sutiles e indirectas para expresar su enojo. Los ejemplos de este comportamiento pasivo agresivo incluyen dar a alguien el tratamiento silencioso, enfurruñarse, ser sarcástico y hacer comentarios sarcásticos.

¿Tengo problemas de ira?

Puede tener problemas de ira si:

  • te sientes enojado a menudo
  • sientes que tu ira parece estar fuera de control
  • tu ira está afectando tus relaciones
  • tu ira está lastimando a otros
  • tu ira te hace decir o hacer cosas de las que te arrepientes
  • eres verbal o físicamente abusivo

Manejo de problemas de ira

Si cree que su enojo está fuera de control o si está afectando negativamente su vida o sus relaciones, considere buscar ayuda de un profesional de salud mental.

Un profesional de salud mental puede ayudarlo a determinar si tiene una afección de salud mental subyacente que está causando problemas de ira y requiere tratamiento.

El manejo de la ira también puede incluir uno o más de los siguientes:

  • técnicas de relajación
  • terapia de comportamiento
  • medicamentos para la depresión, la ansiedad o el TDAH, si le diagnostican alguna de estas afecciones
  • clases de manejo de la ira, que se pueden tomar en persona, por teléfono o en línea
  • ejercicios de manejo de ira en casa
  • grupos de apoyo

Lo que aprendiste

La ira es una emoción normal, pero si su ira parece estar fuera de control o está afectando sus relaciones, puede tener problemas de ira.

Un profesional de salud mental puede ayudarlo a superar su ira e identificar cualquier condición subyacente de salud mental que pueda ser un factor contribuyente. Con el manejo de la ira y otros tratamientos, puede controlar su ira.