Nódulo hipoecoico en tiroides: riesgo de cáncer, próximos pasos, perspectivas

¿Qué es un nódulo hipoecoico?

Los nódulos tiroideos son pequeños bultos o protuberancias en la glándula tiroides, que se encuentra en la base del cuello. Son pequeños y generalmente solo aparecen durante un examen. Los nódulos son diferentes de una tiroides agrandada, también llamada bocio, pero las dos condiciones a veces coexisten en el caso de un bocio nodular.

El término "hipoecoico" se refiere a la apariencia de un nódulo en un ultrasonido, también llamado ecografía. Las máquinas de ultrasonido producen ondas de sonido que penetran en su cuerpo, rebotando en los tejidos, huesos, músculos y otras sustancias.

La forma en que estos sonidos se recuperan para formar una imagen se conoce como ecogenicidad. Algo con baja ecogenicidad aparece oscuro en la imagen y se llama hipoecoico, mientras que algo con alta ecogenicidad se ve claro y se llama hiperecoico.

Un nódulo hipoecoico, a veces llamado lesión hipoecoica, en la tiroides es una masa que aparece más oscura en el ultrasonido que el tejido circundante. Esto a menudo indica que un nódulo está lleno de componentes sólidos, en lugar de líquidos.

¿Es cáncer?

La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos, lo que significa que no son cancerosos. Acerca de 2 o 3 en 20 son malignos o cancerosos. Los nódulos malignos pueden extenderse a los tejidos circundantes y a otras partes del cuerpo.

Los nódulos sólidos en su tiroides son más probable ser maligno que los nódulos llenos de líquido, pero rara vez son cancerosos.

Tenga en cuenta que, si bien los nódulos hipoecoicos tienen más probabilidades de ser cancerosos, la ecogenicidad en sí misma no es un predictor confiable de cáncer de tiroides. Es simplemente una señal de que su médico puede necesitar realizar pruebas adicionales, como una biopsia.

¿Qué más podría causarlo?

Los nódulos tiroideos son extremadamente comunes. Algunos estudios sugieren que más de 50% de la población puede tener un nódulo tiroideo.

Los nódulos tiroideos pueden ser causados ​​por una variedad de cosas, que incluyen:

  • una deficiencia de yodo
  • un crecimiento excesivo de tejido tiroideo
  • un quiste tiroideo
  • tiroiditis, también llamada enfermedad de Hashimoto
  • un bocio

Próximos pasos

Si aparece un nódulo hipoecoico en su ultrasonido, es probable que su médico realice algunas pruebas adicionales para descubrir qué lo está causando.

Las pruebas adicionales incluyen:

  • Biopsia por aspiración con aguja fina (FNA). Este es un procedimiento simple en el consultorio que solo toma unos 20 minutos. Durante una FNA, su médico inserta una aguja delgada en el nódulo y extrae una muestra de tejido. Pueden usar un ultrasonido para guiarlos hacia el nódulo. Una vez que se recoge la muestra, se enviará a un laboratorio para su análisis.
  • Prueba de sangre. Su médico puede hacer un análisis de sangre para verificar sus niveles hormonales, lo que puede indicar si su tiroides está funcionando correctamente.
  • Escaneo de tiroides. Esta prueba de imagen implica inyectar el área alrededor de la tiroides con una solución de yodo radioactivo. Luego se le pedirá que se acueste mientras una cámara especial toma fotos. La apariencia de su tiroides en estas imágenes también puede darle a su médico una mejor idea de su función tiroidea.

Outlook

Los nódulos tiroideos son muy comunes y benignos en la mayoría de los casos. Si su médico encontró un nódulo hipoecoico durante una ecografía, es posible que simplemente realice algunas pruebas adicionales para asegurarse de que no haya una causa subyacente que necesite tratamiento. Si bien los nódulos tiroideos podrían ser un signo de cáncer, no es probable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *