Miastenia grave: causas, síntomas y diagnóstico

miastenia gravis

La miastenia gravis (MG) es un trastorno neuromuscular que causa debilidad en los músculos esqueléticos, que son los músculos que el cuerpo usa para moverse. Ocurre cuando la comunicación entre las células nerviosas y los músculos se deteriora. Este deterioro evita que ocurran contracciones musculares cruciales, lo que resulta en debilidad muscular.

Según los Fundación de Miastenia Gravis de América, MG es el trastorno primario más común de transmisión neuromuscular. Es una condición relativamente rara que afecta a entre 14 y 20 de cada 100,000 personas en los Estados Unidos.

¿Cuáles son los síntomas de la miastenia gravis?

El síntoma principal de la MG es la debilidad en los músculos esqueléticos voluntarios, que son músculos bajo su control. La falla de los músculos para contraerse normalmente ocurre porque no pueden responder a los impulsos nerviosos. Sin una transmisión adecuada del impulso, la comunicación entre nervio y músculo se bloquea y se produce debilidad.

La debilidad asociada con la MG generalmente empeora con más actividad y mejora con el descanso. Los síntomas de MG pueden incluir:

  • problemas para hablar
  • problemas para subir escaleras o levantar objetos
  • parálisis facial
  • dificultad para respirar debido a debilidad muscular
  • dificultad para tragar o masticar
  • fatiga
  • voz ronca
  • caída de los párpados
  • visión doble

No todos tendrán todos los síntomas, y el grado de debilidad muscular puede cambiar de un día a otro. La gravedad de los síntomas generalmente aumenta con el tiempo si no se trata.

¿Qué causa la miastenia gravis?

La MG es un trastorno neuromuscular que generalmente es causado por un problema autoinmune. Los trastornos autoinmunes se producen cuando su sistema inmunitario ataca por error el tejido sano. En esta condición, los anticuerpos, que son proteínas que normalmente atacan sustancias extrañas y dañinas en el cuerpo, atacan la unión neuromuscular. El daño a la membrana neuromuscular reduce el efecto de la sustancia neurotransmisora ​​acetilcolina, que es una sustancia crucial para la comunicación entre las células nerviosas y los músculos. Esto resulta en debilidad muscular.

La causa exacta de esta reacción autoinmune no está clara para los científicos. De acuerdo con la Asociación de Distrofia Muscular, una teoría es que ciertas proteínas virales o bacterianas pueden provocar que el cuerpo ataque la acetilcolina.

Según los Institutos Nacionales de Salud, la MG generalmente ocurre en personas mayores de 40 años. Las mujeres tienen más probabilidades de ser diagnosticadas como adultos más jóvenes, mientras que los hombres tienen más probabilidades de ser diagnosticados a los 60 años o más.

¿Cómo se diagnostica la miastenia gravis?

Su médico realizará un examen físico completo, así como un historial detallado de sus síntomas. También harán un examen neurológico. Esto puede consistir en:

  • revisando tus reflejos
  • buscando debilidad muscular
  • comprobar el tono muscular
  • asegurándose de que sus ojos se muevan correctamente
  • prueba de sensación en diferentes áreas de su cuerpo
  • probar las funciones motoras, como tocarse la nariz con el dedo

Otras pruebas que pueden ayudar a su médico a diagnosticar la afección incluyen:

  • prueba de estimulación nerviosa repetitiva
  • análisis de sangre para anticuerpos asociados con MG
  • Prueba de edrofonio (Tensilon): un medicamento llamado Tensilon (o un placebo) se administra por vía intravenosa, y se le pide que realice movimientos musculares bajo la observación del médico.
  • Imagen del tórax mediante tomografías computarizadas o resonancia magnética para descartar un tumor

Opciones de tratamiento para miastenia gravis

No hay cura para la MG. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y controlar la actividad de su sistema inmunitario.

Medicación

Los corticosteroides y los inmunosupresores se pueden usar para suprimir el sistema inmunitario. Estos medicamentos ayudan a minimizar la respuesta inmune anormal que ocurre en la MG.

Además, los inhibidores de la colinesterasa, como la piridostigmina (Mestinon), pueden usarse para aumentar la comunicación entre los nervios y los músculos.

Retiro de la glándula del timo

La extracción de la glándula del timo, que es parte del sistema inmune, puede ser apropiada para muchos pacientes con MG. Una vez que se extrae el timo, los pacientes generalmente muestran menos debilidad muscular.

Según los Fundación de Miastenia Gravis de América, entre el 10 y el 15 por ciento de las personas con MG tendrán un tumor en el timo. Los tumores, incluso los que son benignos, siempre se extirpan porque pueden volverse cancerosos.

Intercambio de plasma

La plasmaféresis también se conoce como intercambio de plasma. Este proceso elimina los anticuerpos dañinos de la sangre, lo que puede mejorar la fuerza muscular.

La plasmaféresis es un tratamiento a corto plazo. El cuerpo continúa produciendo anticuerpos dañinos y la debilidad puede reaparecer. El intercambio de plasma es útil antes de la cirugía o en momentos de extrema debilidad de MG.

Inmunoglobulina intravenosa

La inmunoglobulina intravenosa (IGIV) es un producto sanguíneo que proviene de donantes. Se usa para tratar la MG autoinmune. Aunque no se sabe por completo cómo funciona la IVIG, afecta la creación y la función de los anticuerpos.

Cambios en el estilo de vida

Hay algunas cosas que puede hacer en casa para ayudar a aliviar los síntomas de la MG:

  • Descanse lo suficiente para ayudar a minimizar la debilidad muscular.
  • Si le molesta la visión doble, hable con su médico acerca de si debe usar un parche en el ojo.
  • Evite el estrés y la exposición al calor, ya que ambos pueden empeorar los síntomas.

Estos tratamientos no pueden curar la MG. Sin embargo, normalmente verá mejoras en sus síntomas. Algunas personas pueden entrar en remisión, durante las cuales el tratamiento no es necesario.

Dígale a su médico sobre cualquier medicamento o suplemento que tome. Algunas drogas pueden empeorar los síntomas de MG. Antes de tomar cualquier medicamento nuevo, consulte con su médico para asegurarse de que sea seguro.

Complicaciones de la miastenia gravis

Una de las posibles complicaciones más peligrosas de la MG es la crisis miasténica. Esto consiste en debilidad muscular potencialmente mortal que puede incluir problemas respiratorios. Hable con su médico sobre sus riesgos. Si comienza a tener problemas para respirar o tragar, llame al 911 o vaya a la sala de emergencias local de inmediato.

Las personas con MG tienen un mayor riesgo de desarrollar otros trastornos autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide.

Perspectiva a largo plazo

Las perspectivas a largo plazo para la MG dependen de muchos factores. Algunas personas solo tendrán síntomas leves. Otros eventualmente pueden quedar confinados a una silla de ruedas. Hable con su médico sobre lo que puede hacer para minimizar la gravedad de su MG. El tratamiento temprano y adecuado puede limitar la progresión de la enfermedad en muchas personas.