Medicina para el resfriado durante la lactancia: ¿es seguro?

Compartir en Pinterest

La temporada de resfriados y gripe puede hacerte perder el equilibrio. Es difícil disfrutar de su familia y trabajar cuando lucha contra la secreción nasal, la tos, el dolor de garganta y otros síntomas molestos de resfriado.

La buena noticia es que muchos medicamentos de venta libre pueden aliviar sus síntomas. Algunas personas van a la farmacia más cercana a la primera señal de un resfriado. Pero si está amamantando, puede preguntarse si es seguro tomar medicamentos para el resfriado.

Los remedios de venta libre para el resfriado son generalmente seguros durante la lactancia, pero esto no significa que deba tomar ningún tipo de medicamento. Dado que los medicamentos que toma pueden pasar a la leche materna, generalmente menos de 1% de la dosis tomada: es importante verificar los ingredientes activos de todos los medicamentos para no exponer a su bebé a un medicamento potencialmente dañino.

Medicamentos seguros para el resfriado durante la lactancia

La pseudoefedrina y la fenilefedrina son descongestionantes orales para tratar la congestión nasal causada por resfriados, alergias e infecciones sinusales. Ambos ingredientes son comunes en los medicamentos de venta libre y se consideran seguros durante la lactancia. Pero aunque son seguros, estos ingredientes pueden afectar la lactancia.

Los descongestionantes mejoran los síntomas del resfriado al contraer los vasos sanguíneos de la nariz y los senos paranasales. Esto ayuda a abrir el conducto nasal y mejora la respiración. Pero los descongestionantes también pueden afectar otras partes del cuerpo. Estos medicamentos pueden contraer los vasos sanguíneos en los senos y reducir el flujo sanguíneo necesario para la producción de leche.

También debe saber cómo los descongestionantes pueden afectar a los bebés. A algunos bebés no les molestan los rastros del medicamento en su suministro de leche, pero los descongestionantes pueden causar irritabilidad e inquietud en los bebés. Si no quiere arriesgarse a tener problemas con el flujo de leche o causar inquietud en su bebé, puede omitir un tratamiento oral y aliviar la congestión con un descongestionante en aerosol nasal.

Los síntomas de alergia a veces acompañan a un resfriado. Afortunadamente, los antihistamínicos también son seguros durante la lactancia. Pero algunos medicamentos para la alergia causan somnolencia.

Los antihistamínicos con los ingredientes difenhidramina y clorfeniramina pueden causar somnolencia y lentitud marcadas. Amamantar mientras toma estos medicamentos puede hacer que su bebé tenga sueño. Puede evitar este efecto secundario eligiendo antihistamínicos no somnolientos, como loratadina (Claritin) y fexofenadina (Allegra). Sin embargo, a diferencia de otros antihistamínicos, estos solo ayudarán a los síntomas causados ​​por las alergias, no a la secreción nasal que viene con un virus del resfriado.

La gravedad de los síntomas del resfriado varía de persona a persona. Puede tener dolores en el cuerpo o necesitar un analgésico para el dolor de garganta. El acetaminofén, el ibuprofeno y el naproxeno sódico son opciones seguras durante la lactancia. Si prefiere tratar un dolor de garganta doloroso sin este tipo de medicamentos, puede aliviar los síntomas con pastillas o un gárgaras de dolor de garganta de venta libre.

Si tiene tos persistente, también es seguro tomar supresores de la tos con el ingrediente dextrometorfano durante la lactancia.

Precauciones sobre medicamentos para el resfriado durante la lactancia

Si toma pastillas o compra gárgaras para el dolor de garganta, asegúrese de leer los ingredientes en la etiqueta posterior o lateral. Debe evitar los medicamentos que contienen povidona yodada. Este ingrediente aumenta los niveles de yodo en la leche materna. Los niveles más altos aumentan el riesgo de hipotiroidismo transitorio en bebés amamantados.

También debe evitar los medicamentos para el resfriado con alto contenido de alcohol. Estos incluyen algunos medicamentos de alivio nocturno que causan somnolencia. Los medicamentos con múltiples ingredientes para el alivio de múltiples síntomas son convenientes, pero es más seguro tomar medicamentos para el resfriado de un solo ingrediente. Esta precaución limita la exposición de su bebé a medicamentos de venta libre.

También puede limitar la exposición de su bebé tomando dosis en torno al horario de lactancia de su bebé, si es posible. Por ejemplo, ¿puede alimentar a su bebé antes de una dosis y luego evitar la lactancia materna durante una o dos horas inmediatamente después de cada dosis?

Otra forma de reducir la exposición de su bebé es evitando medicamentos para el resfriado extra fuertes como los que solo requieren una o dos dosis al día. Estos medicamentos son convenientes porque no tiene que tomar una píldora cada cuatro horas, sino que también permanecen en el torrente sanguíneo y en el suministro de leche por más tiempo que otros tipos de medicamentos.

Remedios caseros y naturales para el resfriado

No hay cura para el resfriado común, pero los medicamentos pueden ser efectivos y ayudarlo a sentirse mejor. Las drogas no son la única opción para mejorar sus síntomas. Si no se siente cómoda tomando medicamentos para el resfriado mientras amamanta, algunos remedios caseros y naturales pueden ser la solución.

Para aliviar la congestión de forma natural, asegúrese de beber muchos líquidos, como:

  • caldo caliente
  • té descafeinado
  • jugo
  • agua con limón o miel

Puede comer sopa de pollo para reducir la congestión y la acumulación de moco. El calor de la sopa puede aliviar un dolor de garganta irritante. Mezclar 1/4 a 1/2 cucharaditas de sal en 8 onzas de agua tibia y hacer gárgaras también alivia el dolor de garganta, al igual que chupar trozos de hielo o dulces sin azúcar.

También es importante que descanses mucho mientras luchas contra un resfriado. Esto puede ser difícil y, comprensiblemente, es posible que no pueda detenerse por completo. Pero debe reducir la velocidad y limitar su nivel de actividad. Si está lo suficientemente bien como para hacer ejercicio, reduzca la intensidad de sus entrenamientos. El descanso puede fortalecer su sistema inmunológico y ayudarlo a recuperarse más rápido.

Tomar hierbas y suplementos como la vitamina C, la equinácea y el zinc puede acortar la duración de su resfriado, aunque la evidencia de esto no es concluyente en el mejor de los casos. Hable con su médico antes de tratar un resfriado con remedios alternativos.

Cuándo ver a un doctor

La mayoría de los resfriados son leves y duran entre tres y siete días. Si sus síntomas no mejoran dentro de este período de tiempo o empeoran, haga una cita con su médico. A veces, el resfriado común imita otras condiciones o se convierte en una infección secundaria. Los síntomas más graves a tener en cuenta incluyen sibilancias, dolor de oído, tos intensa y dolor facial. Estos síntomas pueden indicar una o más de las siguientes condiciones:

  • Infección del oído
  • sinusitis
  • la faringitis estreptocócica
  • gripe
  • neumonía
  • bronquitis

Su médico puede diagnosticar el problema en función de sus síntomas y ofrecer un tratamiento efectivo. Tamiflu es un tratamiento aprobado para el virus de la gripe, pero debe consultar a su médico para ver si este medicamento es adecuado para usted.

La comida para llevar

Si tiene un resfriado y está tomando medicamentos para el resfriado, puede pensar que es más seguro dejar de amamantar hasta que sus síntomas mejoren. Pero dado que su bebé recibe anticuerpos de su leche materna, continuar amamantando puede fortalecer el sistema inmunológico de su bebé y disminuir sus posibilidades de enfermarse.

Otras medidas para proteger a su bebé de la enfermedad incluyen:

  • use una máscara facial mientras amamanta a su bebé
  • lávese las manos antes de tocar a su bebé
  • no comparta almohadas o mantas con su bebé
  • lávese los senos con un jabón suave antes de alimentarse

Si tiene alguna pregunta sobre si un medicamento para el resfriado en particular es seguro durante la lactancia, hable con su médico.