Los poderosos músculos isquiotibiales: anatomía, lesión y entrenamiento

mujer corriendo en una aceraCompartir en Pinterest

Los músculos isquiotibiales son responsables de los movimientos de la cadera y la rodilla al caminar, ponerse en cuclillas, doblar las rodillas e inclinar la pelvis.

Las lesiones musculares de los isquiotibiales son las más común lesion deportiva. Estas lesiones a menudo tienen largos tiempos de recuperación y puede recurrir. Los estiramientos y los ejercicios de fortalecimiento pueden ayudar a prevenir lesiones.

Miremos más de cerca.

¿Qué músculos son parte de los isquiotibiales?

Los tres músculos principales de los isquiotibiales son:

Los tejidos blandos llamados tendones conectan estos músculos a los huesos del pelvis, rodillay parte inferior de la pierna.

Bíceps femoral

Permite que su rodilla se flexione y gire y que su cadera se extienda.

El bíceps femoral es un músculo largo. Comienza en el área del muslo y se extiende hasta la cabeza del hueso peroné cerca de la rodilla. Está en la parte externa de tu muslo.

El músculo bíceps femoral tiene dos partes:

  • Una cabeza larga y delgada que se adhiere a la parte posterior inferior del hueso de la cadera (el isquion)
  • una cabeza más corta que se adhiere al hueso del fémur (muslo)

Semimembranosus

El semimembranoso es un músculo largo en la parte posterior del muslo que comienza en la pelvis y se extiende hasta la parte posterior del hueso de la tibia (espinilla). Es el más grande de los isquiotibiales.

Permite que el muslo se extienda, la rodilla se flexione y la tibia gire.

Semitendinoso

El músculo semitendinoso se encuentra entre el semimembranoso y el bíceps femoral en la parte posterior del muslo. Comienza en la pelvis y se extiende hasta la tibia. Es el más largo de los isquiotibiales.

Permite que el muslo se extienda, que la tibia gire y que la rodilla se flexione.

El músculo semitendinoso se compone principalmente de fibras musculares de contracción rápida que se contraen rápidamente durante períodos cortos.

Los músculos isquiotibiales cruzan las articulaciones de la cadera y la rodilla, a excepción de la cabeza corta del bíceps femoral. Eso cruza solo la articulación de la rodilla.

¿Cuáles son las lesiones de isquiotibiales más comunes?

Las lesiones de los isquiotibiales se clasifican con mayor frecuencia como distensiones o contusiones.

Las cepas varían de mínimas a severas. Son caracterizada en tres grados:

  • daño muscular mínimo y rehabilitación rápida
  • ruptura muscular parcial, dolor y alguna pérdida de función
  • ruptura completa del tejido, dolor y discapacidad funcional
  • Las contusiones ocurren cuando una fuerza externa golpea el músculo isquiotibial, como en los deportes de contacto. Las contusiones se caracterizan por:

    • dolor
    • hinchazón
    • rigidez
    • rango de movimiento restringido

    Las lesiones musculares de los isquiotibiales son comunes y varían de daños leves a graves. El inicio suele ser repentino.

    Puede tratar las cepas leves en casa con reposo y analgésicos de venta libre.

    Si continúa sintiendo dolor en los isquiotibiales o síntomas de lesiones, consulte a su médico para obtener un diagnóstico y tratamiento.

    La rehabilitación completa antes de regresar a un deporte u otra actividad es necesaria para prevenir una recaída. La investigación estima que la tasa de recurrencia de las lesiones de los isquiotibiales está entre 12 y 33 por ciento.

    Lugar de la lesión.

    La ubicación de algunas lesiones en los isquiotibiales son características de una actividad particular.

    Personas que participan en deportes que involucran carreras de velocidad (como fútbol, ​​fútbol, ​​tenis o atletismo) más comúnmente lesionar la cabeza larga del músculo bíceps femoral.

    La razón de esto no se entiende completamente. Se cree que se debe a que el músculo bíceps femoral ejerce más fuerza que los otros músculos isquiotibiales en la carrera de velocidad.

    La cabeza larga del bíceps femoral es particularmente propenso a la herida.

    Las personas que bailan o patean más comúnmente lesionar el músculo semimembranoso. Estos movimientos implican flexión extrema de la cadera y extensión de la rodilla.

    ¿Cuál es la mejor manera de evitar lesiones?

    Prevenir es mejor que curar, según un opinión 2015 de lesiones de isquiotibiales. El tema está bien estudiado debido a la alta tasa de lesiones en los isquiotibiales en los deportes.

    Es una buena idea estirar los isquiotibiales antes de un deporte o cualquier actividad extenuante.

    Aquí hay pasos para dos estiramientos convenientes:

    Estiramiento de isquiotibiales sentado

  • Siéntese con una pierna recta frente a usted y la otra pierna doblada en el piso, con el pie tocando la rodilla.
  • Inclínese hacia adelante lentamente y acerque la mano hacia los dedos de los pies hasta que sienta un estiramiento.
  • Mantener el estiramiento durante 30 segundos.
  • Haz dos estiramientos diarios con cada pierna.
  • Acostado estiramiento de isquiotibiales

  • Acuéstese de espaldas con las rodillas dobladas.
  • Sostenga una pierna con las manos detrás del muslo.
  • Levante la pierna hacia el techo, manteniendo la espalda plana.
  • Mantener el estiramiento durante 30 segundos.
  • Haz dos estiramientos diarios con cada pierna.
  • Puedes encontrar más estiramientos de isquiotibiales aquí.

    También puede intentar enrollar los isquiotibiales con un rodillo de espuma.

    Fortalecimiento de isquiotibiales

    Fortalecer los isquiotibiales también es importante para las actividades diarias y los deportes. Los isquiotibiales más fuertes significan una mejor estabilidad de la rodilla. Aquí hay algunos ejercicios para ayudar a fortalecer los isquiotibiales, cuádriceps y rodillas.

    ¿Tiene una lesión en los isquiotibiales?

    Tenga en cuenta que después de lesionarse los isquiotibiales, no debe hacer estiramientos excesivos ya que pueden impedir la regeneración muscular.

    Video de los isquiotibiales apretados

    La comida para llevar

    Si eres activo en deportes o baile, es probable que hayas experimentado alguna molestia o dolor en los isquiotibiales. Con los ejercicios de fortalecimiento adecuados, puede evitar tener una lesión más grave en los isquiotibiales.

    Discuta un programa de ejercicios con su entrenador, entrenador, fisioterapeuta u otro profesional. Muchos estudios de investigación han evaluado los tipos de ejercicios de entrenamiento que funcionan mejor para la prevención y rehabilitación.