Espolón óseo en la parte superior del pie: causas, tratamiento y prevención

Un espolón óseo es un crecimiento de hueso extra. Por lo general, se desarrolla donde dos o más huesos se encuentran. Estas proyecciones óseas se forman cuando el cuerpo intenta repararse a sí mismo. Las espuelas óseas pueden sentirse como un bulto duro o una protuberancia debajo de la piel.

Las posibilidades de desarrollar un espolón óseo en el pie aumentan con la edad. Su impacto en su rutina diaria depende de la gravedad. Algunas personas ni siquiera notan un espolón óseo en el pie. Otros lidian con un dolor paralizante que dificulta caminar, pararse o usar zapatos.

¿Qué causa las espuelas óseas en el pie?

Un espolón óseo en la parte superior del pie a veces se debe a la osteoartritis, un tipo de artritis. Con esta afección, el cartílago entre los huesos puede deteriorarse con el tiempo. Para compensar la falta de cartílago, el cuerpo produce crecimientos extra de huesos llamados espolones óseos.

La osteoartritis no es lo único que causa un espolón óseo en la parte superior del pie. Varios otros factores pueden causar el deterioro del cartílago, lo que resulta en el crecimiento de un espolón óseo.

Las actividades que pueden contribuir a los espolones óseos incluyen bailar, correr y hacer ejercicio. Otras causas incluyen:

  • lesión en el pie
  • obesidad o sobrepeso
  • usando zapatos apretados

Espuelas de hueso comúnmente ocurren en el pie debido a la cantidad de presión ejercida sobre estos huesos.

Si tiene un espolón óseo en el pie, es probable que aparezca en la parte superior del medio pie. También puede desarrollar un espolón en el dedo del pie o un espolón en el talón.

Aunque los espolones óseos son comunes en el pie, pueden formarse en otras partes del cuerpo, que incluyen:

Crecimiento óseo en los factores de riesgo del pie

Varios factores aumentan el riesgo de desarrollar un espolón óseo en el pie. Además de la osteoartritis, estos factores de riesgo incluyen:

  • Años. Cuanto mayor sea, mayor es su riesgo de tener un espolón óseo. El cartílago se descompone con la edad, y este desgaste gradual provoca que el cuerpo cree hueso extra en un intento de repararse a sí mismo.
  • Actividad física. La actividad física regular lo ayuda a mantener un peso saludable y a aumentar su nivel de energía. Pero también puede aumentar el estrés en los pies, lo que lo pone en riesgo de espolones óseos.
  • Usar zapatos ajustados. Los zapatos ajustados pueden pellizcar los dedos de los pies y causar fricción continua en los pies y dedos de los pies.
  • Lesión. Se pueden desarrollar espolones óseos después de una lesión menor como un hematoma o después de una fractura.
  • Tener sobrepeso. El exceso de peso ejerce una presión adicional sobre los pies y otros huesos. Esto puede hacer que su cartílago se descomponga más rápido, lo que lleva a un espolón óseo.
  • Pie plano. Tener un arco bajo o inexistente en los pies puede hacer que todo el pie toque el piso al estar de pie. Esto ejerce una presión adicional sobre sus articulaciones y desencadena diferentes problemas, como dedos en martillo, ampollas, juanetes y espolones óseos.

Síntomas de espolón óseo

Las espuelas óseas no siempre causan síntomas. Es posible tener uno y no darse cuenta. Sin embargo, algunas personas desarrollan dolor o dolor en la parte superior de la parte media del pie. El dolor varía de persona a persona y puede empeorar gradualmente.

Otros síntomas de un espolón óseo en el pie incluyen:

  • enrojecimiento e hinchazón
  • rigidez
  • movilidad limitada en las articulaciones
  • callos
  • dificultad para pararse o caminar

Cómo se diagnostican los espolones óseos

Consulte a un médico para el dolor de pie que empeora o no mejora. Un médico examinará físicamente su pie y articulaciones para determinar la ubicación del dolor y evaluar su rango de movimiento.

Sus médicos usarán una prueba de imagen (que toma imágenes detalladas de las articulaciones de sus pies) para diagnosticar un espolón óseo. Las opciones incluyen una radiografía, tomografía computarizada o resonancia magnética.

Tratamiento de espolones óseos en la parte superior del pie

No necesita tratamiento para un espolón óseo que no causa síntomas. Dado que un espolón óseo no desaparecerá por sí solo, las opciones para aliviar el dolor molesto incluyen:

La pérdida de peso

Perder peso reduce la presión sobre los huesos de los pies y alivia el dolor asociado con un espolón óseo. Aquí hay algunos consejos:

  • haga ejercicio durante al menos 30 minutos, 3 veces por semana
  • reducir su consumo de calorías
  • practicar el control de porciones
  • consume más frutas, verduras, carnes magras y granos enteros
  • reducir el azúcar, los alimentos fritos y los alimentos grasos

Cambiar zapatos o usar relleno

Cambiar su calzado también puede aliviar los síntomas de un espolón óseo, especialmente si trabaja de pie.

Elija zapatos que no sean demasiado apretados o flojos, y que no le pellizquen los dedos de los pies. Use zapatos con punta redondeada o cuadrada para más espacio. Si tiene un arco bajo, agregue acolchado adicional a sus zapatos para aliviar la presión.

Terapia de calor y hielo.

Alternar entre la terapia de hielo y calor también puede aliviar el dolor asociado con un espolón óseo. El calor puede mejorar el dolor y la rigidez, mientras que el hielo puede aliviar la inflamación y la hinchazón. Coloque una compresa fría o una almohadilla térmica en su pie durante 10 a 15 minutos, varias veces al día.

Inyección de cortisona

Hable con un médico para ver si es candidato para una inyección de cortisona que ayuda a detener la inflamación. Un médico inyecta el medicamento directamente en el hueso para aliviar el dolor, la rigidez y la hinchazón.

Bota para caminar

Las botas para caminar están diseñadas para proteger el pie después de una lesión o un procedimiento quirúrgico. También se pueden usar para aliviar la presión y el dolor asociados con un espolón óseo.

Analgésicos

Los analgésicos de venta libre (ibuprofeno, acetaminofeno o naproxeno sódico) pueden aliviar la inflamación y el dolor de un espolón óseo. Tómelo como se le indique.

Espuela ósea sobre cirugía de pie

Un médico puede recomendar una cirugía para eliminar un espolón óseo. Por lo general, la cirugía es solo una opción cuando un espolón óseo causa dolor intenso o limita la movilidad.

Prevención de espolones óseos en el pie

Es posible que no pueda prevenir las espuelas óseas si tiene osteoartritis. Aun así, puede reducir su riesgo de desarrollar uno manteniendo un peso saludable, reduciendo la presión sobre sus articulaciones y usando el tipo correcto de calzado. Si tiene pies planos, use plantillas diseñadas para proporcionar soporte para el arco.

La comida para llevar

Las espuelas óseas pueden dificultar caminar o usar zapatos, así que no ignore los síntomas de esta afección. Hable con un médico si siente dolor o sospecha que tiene un espolón óseo en la parte superior del pie.

Entre la medicación y hacer algunos cambios en la vida, puede mejorar sus síntomas y evitar que empeore un espolón óseo.