Espinillas frente a espinillas: ¿Cuál es la diferencia?

Resumen

Muchas personas sufren de acné en algún momento de sus vidas. Acerca de 85% de las personas entre 12 y 24 experimentan granos debido a los poros bloqueados.

El acné se puede tratar fácilmente, pero no todas las personas requieren el mismo cuidado. Los puntos negros y los puntos blancos son tipos comunes de acné. Son diferentes en la forma en que se forman, pero su tratamiento es similar.

Sigue leyendo para aprender cómo un grano se convierte en un punto negro o blanco.

Cómo se desarrollan los puntos negros

Los puntos negros parecen puntos negros que se han formado en su piel. Los puntos negros se llaman comedones abiertos. Los comedones son las protuberancias del color de la piel que se forman cuando tienes un grano. En el caso de los puntos negros, estos comedones consisten en folículos debajo de la piel con aberturas muy grandes o poros.

Cuando tienes puntos negros, estos poros grandes se obstruyen con una sustancia conocida como sebo. Se produce una reacción química con el sebo debajo de la piel. La melanina se oxida y convierte los poros obstruidos en un color negro. Esta forma de acné a menudo se encuentra en la espalda, los hombros y la cara.

Cómo se desarrollan los puntos blancos

Los puntos blancos se conocen como comedones cerrados. Los folículos debajo de la piel se llenan de bacterias y tienen una abertura muy pequeña en la parte superior de la piel. El aire no puede ingresar al folículo. La bacteria que contiene no sufre una reacción química, por lo que permanece de color blanco. Este tipo de acné también se encuentra en la espalda, los hombros y la cara.

Tratamiento para espinillas y espinillas

Los puntos negros y los puntos blancos son formas leves de acné. Ambos tipos de granos son causados ​​por poros obstruidos, por lo que se tratan de manera similar.

Productos sin receta

Los productos de venta libre (OTC) pueden ser efectivos en el tratamiento de espinillas y espinillas. Ayudan a abrir los poros, permitiendo que las bacterias y la suciedad se eliminen antes de que se forme el acné.

Busque productos que contengan peróxido de benzoilo (NeoBenz Micro, Clearskin) o ácido salicílico. Ambos secan el acné y eliminan el aceite y las células muertas de la piel que también obstruyen los poros.

Puede encontrar cualquier cosa, desde lavados faciales hasta cremas y astringentes que contengan estos ingredientes en su farmacia local.

Más información: ¿Puedo usar peróxido de benzoilo durante el embarazo? »»

Enfoque sin manos

Jugar con granos solo los empeorará.

Una de las cosas más importantes para recordar es no tocarse la cara. Incluso si solo se rasca una picazón, las bacterias y la suciedad de las manos se transfieren a la cara. Las bacterias y la suciedad luego entran en los poros. Esto conduce a la obstrucción y la formación de espinillas y puntos negros.

Es posible que sienta la tentación de elegir puntos negros o puntos blancos. Pero la propagación de las bacterias que estaban en las espinillas sobre la piel puede provocar más brotes en el resto de la cara. Picarse las espinillas también puede provocar cicatrices, decoloración o piel enrojecida, irritada y dolorosa.

La medicina alternativa

Hay algunos evidencia que diferentes suplementos o tratamientos tópicos pueden ayudar con el acné. Se necesita más investigación para evaluar la efectividad y seguridad de estos productos. Siempre discuta las opciones alternativas con su médico antes de probarlas.

  • El aceite del árbol del té
  • alfa hidroxiácido
  • ácido azelaico (Azelex)
  • cartílago bovino
  • zinc
  • extracto de té verde
  • aloe vera
  • levadura

Más información: ¿Cuáles son los mejores aceites esenciales para el acné? »»

Mitos comunes sobre el acné

Existen muchos mitos sobre el cuidado de la piel y las espinillas. Aquí hay cinco mitos que quizás hayas escuchado:

Mito 1: Comer chocolate causa granos

La dieta es solo una pequeña parte de la imagen. La investigación es mixta sobre si ciertos alimentos pueden causar acné. Hay algunos evidencia que los productos lácteos y los carbohidratos pueden afectar la piel. Mas investigación es necesaria en esta area. Mientras tanto, lleve un diario de alimentos para ver si ciertos alimentos pueden empeorar su acné.

Mito 2: lavarse la cara a menudo detendrá los brotes

El lavado frecuente puede irritar su piel. De hecho, demasiado lavado y restregado de tu cara pueden conducir a más granos. Es mejor lavarte la cara solamente dos veces al día con un jabón suave Cuando termines, sécate la piel con una toalla limpia.

Mito 3: puedes deshacerte de los granos haciendo estallarlos

Hacer zits puede hacerlos menos visibles en el momento, pero puede hacer que se queden mucho más tiempo. Cuando reventas un grano, invitas a las bacterias a tu piel. La bacteria puede empeorar el enrojecimiento y la hinchazón o incluso provocar cicatrices con el tiempo.

Mito 4: el maquillaje empeora los brotes

No necesariamente. Si quieres usar maquillaje, adelante. Simplemente elija productos no acnegénicos o no comedogénicos que no obstruyan los poros ni irriten la piel. Asegúrate de limpiar o reemplazar regularmente tus pinceles de maquillaje.

Algunos maquillajes pueden incluso ayudar a tu piel. Busque marcas que contengan peróxido de benzoilo o ácido salicílico. Estos ingredientes luchan contra los brotes.

Si sospecha que el maquillaje está empeorando sus brotes, hable con su médico.

Mito 5: broncearse puede aclarar su acné

Tomar sol puede mejorar temporalmente su tez. Con el tiempo, sin embargo, los rayos del sol pueden dejar la piel seca e irritada, lo que provoca aún más granos. La exposición al sol también puede conducir a envejecimiento prematuro e incluso cáncer de piel. Use un protector solar no comedogénico o no acnegénico que tenga al menos SPF 15 antes de salir al aire libre.

Consejos para la prevención.

Cuidar su piel y lavarla regularmente puede ayudar a disminuir las posibilidades de que los puntos negros o blancos se conviertan en un problema importante de la piel.

Siga estos consejos para evitar brotes:

  • Mantenga su cara limpia lavándola dos veces al día con un jabón suave.
  • Intente usar productos OTC que contengan peróxido de benzoilo o ácido salicílico para secar el exceso de aceite.
  • Elija maquillajes sin aceite que no obstruyan los poros.
  • Siempre lávese el maquillaje antes de acostarse.
  • Evita tocarte la cara.
  • Resistir picando y reventando granos.
  • Usa geles y aerosoles a base de agua para tu cabello. Mejor aún, mantenga el cabello alejado de la cara para que los productos no obstruyan los poros.

Si estas medidas de estilo de vida no ayudan a limpiar su piel o si tiene acné severo, puede ser hora de ver a su médico o dermatólogo. Un dermatólogo es un médico especializado en salud de la piel. Pueden recetar medicamentos orales o tópicos para ayudar a limpiar y sanar su piel. También pueden ayudarlo a desarrollar una rutina diaria adaptada a su tipo de piel.