¿Emergen-C realmente funciona?

Emergen-C es un suplemento nutricional que contiene vitamina C y otros nutrientes diseñados para estimular su sistema inmunológico y aumentar la energía.

Se puede mezclar con agua para crear una bebida y es una opción popular durante la temporada de resfriados y gripe para una protección adicional contra las infecciones.

Sin embargo, muchas personas se preguntan acerca de su efectividad.

Este artículo revisa la ciencia detrás de Emergen-C para determinar si sus afirmaciones de salud son ciertas.

Emergen CCompartir en Pinterest

¿Qué es Emergen-C?

Emergen-C es un suplemento en polvo que contiene altas dosis de vitaminas B, así como vitamina C, según se informa para mejorar su sistema inmunológico y sus niveles de energía.

Viene en paquetes de una porción destinados a ser mezclados en 4–6 onzas (118–177 ml) de agua antes del consumo.

La bebida resultante es ligeramente gaseosa y proporciona más vitamina C que 10 naranjas (1, 2).

La formulación original de Emergen-C viene en 12 sabores diferentes y contiene lo siguiente (1):

  • Calorías: 35
  • Azúcar: 6 gramos
  • Vitamina C: 1,000 mg, o 1,667% del valor diario (DV)
  • Vitamina B6: 10 mg, o 500% de la DV
  • Vitamina B12: 25 mcg, o 417% de la DV

También proporciona el 25% de la DV para tiamina (vitamina B1), riboflavina (vitamina B2), ácido fólico (vitamina B9), ácido pantoténico (vitamina B5) y manganeso, así como pequeñas cantidades de niacina (vitamina B3) y otros minerales

Otras variedades de Emergen-C también están disponibles, como:

  • Immune Plus: agrega vitamina D y zinc adicional.
  • Probiotics Plus: agrega dos cepas de probióticos para apoyar la salud intestinal.
  • Energy Plus: Incluye cafeína del té verde.
  • Hidratación Plus y reabastecedor de electrolitos: da electrolitos adicionales.
  • Emergen-zzzz: Incluye melatonina para promover el sueño.
  • Emergen-C Kidz: una dosis más pequeña con un sabor afrutado diseñada para niños.

Si no le gustan las bebidas gaseosas, Emergen-C también viene en formas gomosas y masticables.

¿Previene los resfriados?

Dado que Emergen-C suministra nutrientes que interactúan con su sistema inmunitario, muchas personas lo toman para defenderse de los resfriados u otras infecciones menores.

Aquí hay una mirada en profundidad a cada uno de los principales ingredientes de Emergen-C para determinar si las vitaminas y minerales contenidos realmente aumentan la inmunidad y aumentan los niveles de energía.

1. Vitamina C

Cada porción de Emergen-C contiene 1,000 mg de vitamina C, que es mucho más que la dosis diaria recomendada de 90 mg por día para hombres y 75 mg por día para mujeres (1, 3).

Sin embargo, la investigación es mixta sobre si grandes dosis de vitamina C pueden prevenir o acortar la duración de los resfriados u otras infecciones.

Una revisión encontró que tomar al menos 200 mg de vitamina C al día solo redujo el riesgo de resfriado en un 3% y su duración en un 8% en adultos sanos (4).

Sin embargo, este micronutriente puede ser más efectivo para personas bajo altos niveles de estrés físico, como corredores de maratón, esquiadores y soldados. Para estas personas, los suplementos de vitamina C reducen a la mitad el riesgo de resfriados (4).

Además, cualquier persona con deficiencia de vitamina C se beneficiaría de tomar un suplemento, ya que la deficiencia de vitamina C está relacionada con un mayor riesgo de infecciones (5, 6, 7).

La vitamina C probablemente tiene tales efectos debido a la acumulación dentro de varios tipos de células inmunes para ayudarlos a combatir infecciones. Tenga en cuenta que la investigación sobre los mecanismos de la vitamina C está en curso (8, 9).

2. Vitaminas B

Emergen-C también contiene muchas vitaminas B, como tiamina, riboflavina, niacina, ácido fólico, ácido pantoténico, vitamina B6 y vitamina B12.

Las vitaminas B son necesarias para que nuestros cuerpos metabolicen los alimentos en energía, por lo que muchas compañías de suplementos los describen como nutrientes que aumentan la energía (10).

Uno de los síntomas de la deficiencia de vitamina B es el letargo general, y corregir la deficiencia se asocia con mejores niveles de energía (11).

Sin embargo, no está claro si la suplementación con vitaminas B amplifica la energía en personas que no son deficientes.

Ciertas deficiencias hacen daño a su sistema inmunológico. Los niveles insuficientes de vitaminas B6 y / o B12 pueden reducir la cantidad de células inmunes que produce su cuerpo (12, 13).

Se ha demostrado que suplementar con 50 mg de vitamina B6 por día o 500 mcg de vitamina B12 cada dos días durante al menos dos semanas revierte estos efectos (14, 15, 16).

Si bien los estudios indican que corregir una deficiencia de vitamina B puede aumentar la inmunidad, se necesita más investigación para comprender si la suplementación tiene algún efecto en adultos sanos no deficientes.

3. Zinc

Alguna evidencia sugiere que tomar suplementos de zinc puede acortar la duración de un resfriado en un promedio del 33% (17).

Esto se debe a que el zinc es necesario para el desarrollo y la función normales de las células inmunes (18).

Sin embargo, la cantidad de zinc en Emergen-C puede no ser suficiente para tener estos efectos inmunoestimulantes.

Por ejemplo, una porción de Emergen-C regular contiene solo 2 mg de zinc, mientras que los ensayos clínicos usan dosis mucho más altas de al menos 75 mg por día (17).

Si bien la variedad Immune Plus de Emergen-C proporciona una dosis ligeramente más alta de 10 mg por porción, esto aún no llega a las dosis terapéuticas utilizadas en estudios de investigación (19).

4. La vitamina D

Curiosamente, muchas células inmunes presentan un gran número de receptores de vitamina D en sus superficies, lo que sugiere que la vitamina D desempeña un papel en la inmunidad.

Varios estudios en humanos han determinado que complementar con al menos 400 UI de vitamina D al día puede reducir su riesgo de desarrollar un resfriado en un 19%. Es especialmente beneficioso para las personas con deficiencia de vitamina D (20).

Mientras que el Emergen-C original no contiene vitamina D, la variedad Immune Plus cuenta con 1,000 UI de vitamina D por porción (17, 19).

Dado que aproximadamente el 42% de la población de EE. UU. Tiene deficiencia de vitamina D, la suplementación puede ser beneficiosa para muchas personas (21).

Seguridad y efectos secundarios

Emergen-C generalmente se considera seguro, pero puede haber efectos secundarios si lo está tomando en dosis altas.

La ingestión de más de 2 gramos de vitamina C puede desencadenar efectos secundarios desagradables, como náuseas, calambres abdominales y diarrea, y puede aumentar el riesgo de desarrollar cálculos renales (22, 23, 24, 25).

Del mismo modo, tomar más de 50 mg de vitamina B6 todos los días durante un período prolongado puede causar daño a los nervios, por lo que es importante vigilar la ingesta y controlar los síntomas como hormigueo en las manos y los pies (26).

Consumir regularmente más de 40 mg de zinc por día puede causar deficiencia de cobre, por lo que es crucial prestar atención a la cantidad que consume de alimentos y suplementos (27).

Otras formas de estimular su sistema inmunológico

Si bien mantenerse nutrido es una parte importante para aumentar la inmunidad, hay otros factores a considerar. Aquí hay otras cosas que puede hacer para fortalecer su sistema inmunológico.

Mejora la salud intestinal

Mantener un intestino sano puede contribuir en gran medida a aumentar la inmunidad.

Las bacterias en su intestino interactúan con su cuerpo para promover una respuesta inmune saludable (28, 29, 30).

Hay muchas cosas que puede hacer para alentar el crecimiento de bacterias intestinales buenas, que incluyen:

  • Comer una dieta rica en fibra: la fibra es una fuente de alimento para las bacterias intestinales. Cuando las bacterias consumen fibra, producen compuestos como el butirato que alimentan las células del colon y mantienen el revestimiento intestinal sano y fuerte (31, 32, 33).
  • Consumo de probióticos: los probióticos, bacterias que son buenas para el intestino, se pueden consumir como suplementos o mediante alimentos fermentados como el kimchi, el kéfir y el yogur. Estas bacterias pueden reequilibrar su intestino y aumentar la inmunidad (34, 35).
  • Reducción de la ingesta de edulcorantes artificiales: una nueva investigación vincula los edulcorantes artificiales con un impacto negativo en su intestino. Estos edulcorantes pueden conducir a un mal manejo del azúcar en la sangre y a bacterias intestinales desequilibradas (36, 37).

Hacer ejercicio regularmente

La investigación ha encontrado que el ejercicio regular puede fortalecer su sistema inmunológico y reducir la probabilidad de enfermarse (38).

Esto es al menos en parte porque el ejercicio moderado reduce la inflamación en su cuerpo y protege contra el desarrollo de enfermedades inflamatorias crónicas (39).

Los expertos recomiendan realizar al menos 150 minutos de actividad física moderadamente intensa cada semana (40).

Los ejemplos de ejercicio de intensidad moderada incluyen caminar a paso ligero, aeróbicos acuáticos, baile, limpieza y jardinería (41).

Dormir lo suficiente

El sueño juega un papel vital en la salud, incluido el fortalecimiento de su sistema inmunológico (42).

Una gran cantidad de investigaciones correlaciona dormir menos de 6 horas por noche con una serie de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, cáncer y depresión (43, 44).

Por el contrario, dormir lo suficiente puede protegerlo de enfermedades, incluido el resfriado común.

Un estudio señaló que las personas que dormían al menos 8 horas por noche tenían casi tres veces menos probabilidades de desarrollar un resfriado que aquellas que dormían menos de 7 horas (45).

En general, se recomienda que los adultos apunten a dormir de alta calidad de 7 a 9 horas todas las noches para una salud óptima (46).

Reducir el estrés

Su cerebro y sistema inmunológico están estrechamente vinculados, y los altos niveles de estrés tienen efectos negativos sobre la inmunidad.

Los estudios demuestran que el estrés crónico reduce su respuesta inmune y aumenta la inflamación en todo el cuerpo, lo que aumenta el riesgo de infecciones y afecciones crónicas como enfermedades cardíacas y depresión (47).

Los altos niveles de estrés también se han relacionado con una mayor probabilidad de desarrollar resfriados, por lo que vale la pena practicar el cuidado personal regular para mantener los niveles de estrés bajo control (48, 49).

Algunas formas de reducir el estrés incluyen meditación, yoga y actividades al aire libre (50, 51, 52, 53).

El Punto Es…

Emergen-C es un suplemento que contiene altas dosis de vitaminas C, B6 y B12, además de otros nutrientes como el zinc y la vitamina D que son necesarios para la inmunidad y los niveles de energía.

Alguna evidencia sugiere que estos nutrientes pueden aumentar la inmunidad en personas con deficiencia, pero no está claro si benefician a adultos sanos.

El consumo de Emergen-C con moderación es probablemente seguro, pero grandes dosis de vitamina C, vitamina B6 y zinc pueden causar efectos secundarios desagradables como malestar estomacal, daño a los nervios y deficiencia de cobre.

Además de una nutrición adecuada, otras formas de estimular su sistema inmunológico incluyen mantener una buena salud intestinal, hacer ejercicio regularmente, dormir lo suficiente y reducir los niveles de estrés.