Embolia pulmonar: causas, síntomas, factores de riesgo y tratamiento

¿Qué es una embolia pulmonar?

Una embolia pulmonar es un coágulo de sangre que ocurre en los pulmones.

Puede dañar parte del pulmón debido al flujo sanguíneo restringido, disminuir los niveles de oxígeno en la sangre y afectar también a otros órganos. Los coágulos sanguíneos grandes o múltiples pueden ser fatales.

El bloqueo puede ser mortal. Según la Clínica Mayo, resulta en la muerte de un tercio de personas que no se diagnostican o no reciben tratamiento. Sin embargo, el tratamiento de emergencia inmediato aumenta en gran medida sus posibilidades de evitar el daño pulmonar permanente.

Explore el diagrama interactivo en 3D a continuación para obtener más información sobre una embolia pulmonar.

¿Qué causa una embolia pulmonar?

Los coágulos de sangre pueden formarse por una variedad de razones. Las embolias pulmonares son causadas con mayor frecuencia por trombosis venosa profunda, una afección en la que se forman coágulos de sangre en las venas profundas del cuerpo. Los coágulos de sangre que con mayor frecuencia causan embolias pulmonares comienzan en las piernas o la pelvis.

Los coágulos de sangre en las venas profundas del cuerpo pueden tener varias causas diferentes, que incluyen:

  • Lesión o daño: las lesiones como fracturas óseas o desgarros musculares pueden dañar los vasos sanguíneos y provocar coágulos.
  • Inactividad: durante largos períodos de inactividad, la gravedad hace que la sangre se estanque en las áreas más bajas de su cuerpo, lo que puede provocar un coágulo de sangre. Esto podría ocurrir si está sentado durante un largo viaje o si está acostado en la cama recuperándose de una enfermedad.
  • Condiciones médicas: algunas condiciones de salud hacen que la sangre se coagule con demasiada facilidad, lo que puede conducir a una embolia pulmonar. Los tratamientos para afecciones médicas, como cirugía o quimioterapia para el cáncer, también pueden causar coágulos de sangre.

Existen factores de riesgo adicionales que aumentan sus probabilidades de tener el tipo de coágulo sanguíneo que puede causar embolia pulmonar.

Leer más: Conozca los riesgos de la TVP »

¿Cuáles son los factores de riesgo para una embolia pulmonar?

Los factores que aumentan su riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda y embolia pulmonar incluyen:

  • cáncer
  • antecedentes familiares de embolia
  • fracturas de la pierna o cadera
  • estados hipercoagulables o trastornos genéticos de la coagulación sanguínea, incluido el factor V Leiden, la mutación del gen de protrombina y niveles elevados de homocisteína
  • antecedentes de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular
  • cirujía importante
  • obesidad
  • un estilo de vida sedentario
  • edad mayor de 60 años
  • tomando estrógeno o testosterona

¿Cuáles son los síntomas de una embolia pulmonar?

Los síntomas de una embolia pulmonar dependen del tamaño del coágulo y de dónde se aloja en el pulmón.

El síntoma más común de una embolia pulmonar es la falta de aliento. Esto puede ser gradual o repentino.

Otros síntomas de una embolia pulmonar incluyen:

  • ansiedad
  • piel pegajosa o azulada
  • dolor en el pecho que puede extenderse a su brazo, mandíbula, cuello y hombro
  • desmayo
  • latido del corazón irregular
  • aturdimiento
  • respiración rápida
  • latidos cardíacos rápidos
  • inquietud
  • escupir sangre
  • pulso débil

Si nota uno o más de estos síntomas, especialmente dificultad para respirar, debe buscar atención médica de inmediato.

Leer más: Cómo saber si tiene un coágulo de sangre »

¿Cómo se diagnostica una embolia pulmonar?

En algunos casos, una embolia pulmonar puede ser difícil de diagnosticar. Esto es especialmente cierto si tiene una afección pulmonar o cardíaca subyacente, como enfisema o presión arterial alta.

Cuando visite a su médico por sus síntomas, le preguntarán sobre su salud general y sobre cualquier afección preexistente que pueda tener.

Por lo general, su médico realizará una o más de las siguientes pruebas para descubrir la causa de sus síntomas:

  • Radiografía de tórax: esta prueba estándar no invasiva permite a los médicos ver su corazón y pulmones en detalle, así como también cualquier problema con los huesos alrededor de los pulmones.
  • Electrocardiografía (ECG): esta prueba mide la actividad eléctrica de su corazón.
  • MRI: esta exploración utiliza ondas de radio y un campo magnético para producir imágenes detalladas.
  • Tomografía computarizada: esta exploración le brinda a su médico la capacidad de ver imágenes transversales de sus pulmones. Se puede solicitar una exploración especial llamada exploración V / Q.
  • angiografía pulmonar: esta prueba consiste en hacer una pequeña incisión para que su médico pueda guiar herramientas especializadas a través de sus venas. Su médico inyectará un tinte especial para poder ver los vasos sanguíneos del pulmón.
  • Ultrasonido venoso dúplex: esta prueba utiliza ondas de radio para visualizar el flujo de sangre y detectar coágulos de sangre en las piernas.
  • venografía: esta es una radiografía especializada de las venas de las piernas.
  • Prueba de dímero D: un tipo de análisis de sangre.

¿Cómo se trata una embolia pulmonar?

Su tratamiento para una embolia pulmonar depende del tamaño y la ubicación del coágulo de sangre. Si el problema es menor y se detecta temprano, su médico puede recomendarle medicamentos como tratamiento. Algunas drogas pueden romper pequeños coágulos.

Los medicamentos que su médico puede recetar incluyen:

  • anticoagulantes: también llamados anticoagulantes, los medicamentos heparina y warfarina evitan que se formen nuevos coágulos en la sangre. Pueden salvarle la vida en una situación de emergencia.
  • Disolventes de coágulos (trombolíticos): estos medicamentos aceleran la descomposición de un coágulo. Por lo general, están reservados para situaciones de emergencia porque los efectos secundarios pueden incluir problemas de sangrado peligrosos.

La cirugía puede ser necesaria para eliminar los coágulos problemáticos, especialmente aquellos que restringen el flujo sanguíneo a los pulmones o al corazón. Algunos procedimientos quirúrgicos que su médico puede usar en el caso de una embolia pulmonar incluyen:

  • Filtro de venas: su médico hará una pequeña incisión, luego usará un cable delgado para instalar un pequeño filtro en su vena cava inferior. La vena cava es la vena principal que va desde las piernas hasta el lado derecho del corazón. El filtro evita que los coágulos de sangre viajen desde las piernas hasta los pulmones.
  • Eliminación de coágulos: un tubo delgado llamado catéter succionará coágulos grandes de su arteria. No es un método completamente efectivo debido a la dificultad que conlleva, por lo que no siempre es un método preferido de tratamiento.
  • Cirugía abierta: los médicos usan la cirugía abierta solo en situaciones de emergencia cuando una persona está en estado de shock o los medicamentos no funcionan para romper el coágulo.

Atención de seguimiento

Después de recibir el tratamiento adecuado para una embolia pulmonar en el hospital, se le recomendará que trate la causa subyacente. Esto es típicamente trombosis venosa profunda.

Lo más probable es que comience a tomar medicamentos anticoagulantes, como la heparina y la warfarina, para evitar que regresen los coágulos de sangre. También es posible que necesite usar medias de compresión (son similares a los calcetines muy ajustados) u otro dispositivo para evitar que se formen coágulos en las piernas.

El ejercicio regular de las piernas también es un componente clave de la terapia después de una embolia pulmonar. Su médico le dará instrucciones completas sobre cómo cuidarse para prevenir futuros coágulos de sangre.

Tipos de embolias pulmonares

Q:

¿Existen diferentes tipos de embolias pulmonares?

A:

El tipo más común de PE es un coágulo de sangre. Es posible que cualquier cosa que ingrese al torrente sanguíneo y luego se aloje en las arterias pulmonares más pequeñas puede ser una embolia pulmonar. Ejemplos son la grasa de la médula de un hueso roto, una parte de un tumor u otro tejido, o burbujas de aire. Un tipo raro de embolia ocurre durante el embarazo, generalmente durante el parto o inmediatamente después del nacimiento del bebé. Parte del líquido amniótico que rodea al bebé ingresa al torrente sanguíneo de la madre y viaja a los pulmones.

Deborah Weatherspoon, PhD, MSN, RN, CRNA Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse consejo médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *