¿El jugo de tomate es bueno para ti? Beneficios y desventajas

El jugo de tomate es una bebida popular que proporciona una amplia variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes potentes (1).

Es particularmente rico en licopeno, un poderoso antioxidante con impresionantes beneficios para la salud.

Sin embargo, algunos creen que el jugo de tomate puede no ser tan saludable como los tomates enteros debido al alto contenido de sodio que se encuentra en ciertas marcas.

Este artículo analiza los posibles beneficios para la salud y las desventajas del jugo de tomate.

Beneficios del jugo de tomateCompartir en Pinterest

Altamente nutritivo

El jugo de tomate es una bebida popular, hecha del jugo de tomates frescos.

Aunque puede comprar jugo de tomate puro, muchos productos populares, como V8, lo combinan con el jugo de otras verduras como el apio, las zanahorias y la remolacha.

Aquí está la información nutricional de 1 taza (240 ml) de jugo de tomate 100% enlatado (2):

  • Calorías: 41
  • Proteína: gramos 2
  • Fibra: 2 gramos
  • Vitamina A: 22% del valor diario (DV)
  • Vitamina C: 74% de la DV
  • Vitamina K: 7% de la DV
  • Tiamina (vitamina B1): 8% de la DV
  • Niacina (vitamina B3): 8% de la DV
  • Piridoxina (vitamina B6): 13% de la DV
  • Folato (vitamina B9): 12% de la DV
  • Magnesio: 7% de la DV
  • Potasio: 16% de la DV
  • Cobre: ​​7% de la DV
  • Manganeso: 9% del DV

Como puede ver, el jugo de tomate es altamente nutritivo y contiene muchas vitaminas y minerales importantes.

Por ejemplo, beber solo 1 taza (240 ml) de jugo de tomate casi cubre sus necesidades diarias de vitamina C y cumple con el 22% de sus requerimientos de vitamina A en forma de alfa y beta-carotenoides.

Los carotenoides son pigmentos que se convierten en vitamina A en su cuerpo (3).

Esta vitamina es esencial para una visión saludable y el mantenimiento de los tejidos.

Estos carotenoides no solo se convierten en vitamina A, sino que también actúan como potentes antioxidantes, protegiendo sus células del daño causado por moléculas inestables llamadas radicales libres.

El daño de los radicales libres se ha relacionado con afecciones crónicas como enfermedades cardíacas y se cree que desempeña un papel en el proceso de envejecimiento (4, 5).

Además, el jugo de tomate está cargado de magnesio y potasio, dos minerales vitales para la salud del corazón (6, 7).

También es una excelente fuente de vitaminas B, incluido el folato y la vitamina B6, que son importantes para su metabolismo y muchas otras funciones (8, 9).

Alto en antioxidantes

El jugo de tomate es una fuente concentrada de poderosos antioxidantes como el licopeno, un pigmento de plantas carotenoides que se ha relacionado con impresionantes beneficios para la salud.

De hecho, los estadounidenses obtienen más del 80% de su licopeno de tomates y productos como el jugo de tomate (10).

El licopeno protege sus células del daño de los radicales libres, reduciendo así la inflamación en su cuerpo (11).

Muchos estudios han demostrado que beber jugo de tomate rico en licopeno tiene efectos beneficiosos para su salud, específicamente al reducir la inflamación.

Por ejemplo, un estudio de 2 meses en 30 mujeres encontró que aquellas que bebieron 1.2 tazas (280 ml) de jugo de tomate al día, que contenía 32.5 mg de licopeno, tuvieron reducciones significativas en los niveles sanguíneos de proteínas inflamatorias llamadas adipocinas.

Además, las mujeres experimentaron aumentos significativos en los niveles sanguíneos de licopeno y reducciones significativas en el colesterol y la circunferencia de la cintura (12).

Otro estudio en 106 mujeres con sobrepeso señaló que beber 1.4 tazas (330 ml) de jugo de tomate al día durante 20 días redujo significativamente los marcadores inflamatorios, como la interleucina 8 (IL-8) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α), en comparación con un grupo de control (13).

Además, un estudio de 5 semanas en 15 personas mostró que los participantes que bebieron 0.6 tazas (150 ml) de jugo de tomate por día, equivalentes a 15 mg de licopeno, habían reducido significativamente los niveles séricos de 8-Oxo-2'-desoxicoguanosina (8 -oxodG) después de un ejercicio físico extenso (14).

8-oxodG es un marcador de daño en el ADN causado por los radicales libres. Los altos niveles de este marcador se han relacionado con enfermedades crónicas, como el cáncer de mama y la enfermedad cardíaca (15).

Además del licopeno, el jugo de tomate también es una excelente fuente de vitamina C y betacaroteno, otros dos antioxidantes con potentes propiedades antiinflamatorias (16, 17).

Puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas

La investigación ha demostrado que las dietas ricas en tomates y productos de tomate como el jugo de tomate pueden reducir el riesgo de ciertas enfermedades crónicas.

Puede mejorar los factores de riesgo de enfermedad cardíaca

Los tomates se han asociado durante mucho tiempo con una mejor salud del corazón.

Contienen antioxidantes potentes, como el licopeno y el betacaroteno, que ayudan a reducir los factores de riesgo de enfermedades cardíacas como la presión arterial alta, el colesterol alto y la acumulación de grasa en las arterias (aterosclerosis).

Una revisión que incluyó a 584 personas descubrió que aquellos que tenían dietas ricas en tomates y productos de tomate tenían un riesgo significativamente menor de enfermedad cardíaca en comparación con aquellos que tenían una baja ingesta de tomates (18).

Otra revisión de 13 estudios encontró que el licopeno de los productos de tomate tomados en dosis superiores a 25 mg por día redujo los niveles de colesterol LDL "malo" en aproximadamente un 10% y redujo significativamente la presión arterial (19).

Como referencia, 1 taza (240 ml) de jugo de tomate proporciona aproximadamente 22 mg de licopeno (20).

Además, una revisión de 21 estudios asociaron la suplementación con productos de tomate con reducciones significativas en los niveles de colesterol LDL "malo", el marcador inflamatorio IL-6 y mejoras notables en el flujo sanguíneo (21).

Puede proteger contra ciertos tipos de cáncer

Debido a sus altos niveles de nutrientes beneficiosos y antioxidantes, el jugo de tomate ha demostrado tener efectos anticancerígenos en varios estudios.

Una revisión de 24 estudios asoció una alta ingesta de tomates y productos de tomate con un riesgo significativamente menor de cáncer de próstata (22).

En un estudio de probeta, el extracto de licopeno derivado de productos de tomate inhibió el crecimiento de las células de cáncer de próstata e incluso indujo la apoptosis o la muerte celular (23).

Los estudios en animales también observan que los productos de tomate pueden tener un efecto protector contra el cáncer de piel.

Los ratones que fueron alimentados con tomate rojo en polvo durante 35 semanas tuvieron significativamente menos desarrollo de cáncer de piel después de exponerse a la luz UV que los ratones con una dieta de control (24).

Aunque estos resultados son prometedores, se necesita más investigación para comprender cómo los tomates y productos como el jugo de tomate pueden afectar el desarrollo del cáncer en humanos.

Posibles desventajas

Aunque el jugo de tomate es altamente nutritivo y puede ofrecer impresionantes beneficios para la salud, tiene algunas desventajas.

Su mayor inconveniente puede ser que la mayoría de los tipos son ricos en sodio. Muchos productos de jugo de tomate contienen sal agregada, lo que aumenta el contenido de sodio.

Por ejemplo, una porción de 1.4 tazas (340 ml) de jugo de tomate 100% Campbell contiene 980 mg de sodio, que es el 43% del DV (25).

Las dietas altas en sodio pueden ser problemáticas, especialmente para las personas que se consideran sensibles a la sal.

Ciertos grupos de personas, como los afroamericanos, tienen más probabilidades de verse afectados negativamente por los alimentos ricos en sodio (26).

Además, la investigación muestra que las dietas altas en sodio pueden contribuir a la hipertensión arterial (27).

Otra desventaja del jugo de tomate es que es ligeramente más baja en fibra que los tomates enteros. Dicho esto, el jugo de tomate es aún más rico en fibra que muchas otras bebidas de frutas como el jugo de manzana y el jugo de naranja sin pulpa (2).

Tenga en cuenta que muchas bebidas de tomate tienen otras frutas añadidas, lo que puede aumentar el contenido de calorías y azúcar. Algunas versiones pueden incluso contener azúcares añadidos.

Cuando busque una variedad saludable, elija jugo de tomate 100% sin sal ni azúcares añadidos.

Además, las personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) pueden querer evitar el jugo de tomate, ya que pueden empeorar los síntomas (28).

¿Deberías beber jugo de tomate?

El jugo de tomate puede ser una opción de bebida saludable para muchas personas.

El jugo de tomate rico en nutrientes es una excelente opción para aquellos con mayores necesidades de nutrientes, como los adultos mayores y los que fuman.

Por ejemplo, las personas que fuman cigarrillos necesitan más vitamina C que las que no lo hacen. Dado que el jugo de tomate es particularmente alto en este nutriente, puede ser una opción inteligente si fuma (29).

Muchas personas mayores tienen acceso limitado a los alimentos y tienden a comer menos alimentos nutritivos. El jugo de tomate puede ser una forma conveniente y sabrosa de ayudarlo a satisfacer sus necesidades de muchos nutrientes (30).

Además, reemplazar las bebidas poco saludables, como el ponche de frutas, los refrescos y otras bebidas endulzadas, con jugo de tomate es una forma saludable para que cualquiera pueda mejorar su dieta.

Beber jugo de tomate 100% sin sal o azúcar agregada es una excelente manera de aumentar su ingesta de nutrientes.

Cómo hacer tu propio jugo de tomate

Para aquellos que son creativos en la cocina, el jugo de tomate casero se puede preparar fácilmente con algunos ingredientes nutritivos.

Simplemente cocine los tomates frescos en rodajas durante 30 minutos a fuego medio. Cuando se enfríe, vierta los tomates en una licuadora de alta potencia o procesador de alimentos y pulse hasta alcanzar la consistencia deseada.

Puede mezclar la mezcla de tomate hasta que se alcance una textura potable o dejarla más espesa para usarla como salsa.

Los tomates se pueden combinar con otras verduras y hierbas, como el apio, los pimientos rojos y el orégano, para aumentar aún más el contenido nutricional y el sabor.

Un consejo útil es agregar un poco de aceite de oliva al cocinar los tomates. Debido a que el licopeno es un compuesto liposoluble, comer o beber tomates con un poco de grasa aumenta su disponibilidad para su cuerpo (31).

El Punto Es…

El jugo de tomate es rico en nutrientes como vitamina C, vitaminas B y potasio.

También es una excelente fuente de antioxidantes, como el licopeno, que puede reducir la inflamación y el riesgo de enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.

Asegúrese de comprar jugo de tomate 100% sin sal o azúcar agregada, o haga el suyo en casa.