¿Cómo se siente un ataque de diverticulitis? Síntomas y factores de riesgo

Una ilustración que muestra infección e inflamación en el divertículo, que causa diverticulitis.Compartir en Pinterest

Pequeños bolsillos o bolsas, conocidos como divertículos, a veces pueden formarse a lo largo del revestimiento de su intestino grueso, también conocido como su colon. Tener esta condición se conoce como diverticulosis.

Algunas personas pueden tener esta condición pero nunca la conocen.

Sin embargo, a veces, los pequeños bolsillos de su colon pueden inflamarse o infectarse. Cuando estos bolsillos se infectan, puede provocar un brote o ataque conocido como diverticulitis.

Hasta que se trate o se alivie la inflamación, la diverticulitis puede causar dolor agudo, junto con otros síntomas.

Siga leyendo para conocer los síntomas más comunes de la diverticulitis, así como los factores de riesgo, cómo se diagnostica y trata, y los pasos que puede seguir para prevenir un brote.

Datos rápidos sobre la diverticulosis

¿Sabías que?

En poblaciones occidentales:

  • la diverticulosis ocurre en aproximadamente el 10 por ciento de las personas mayores de 40 años
  • La diverticulosis ocurre en aproximadamente el 50 por ciento de las personas mayores de 60 años.
  • El riesgo de desarrollar diverticulosis aumenta con la edad y afecta a casi todas las personas mayores de 80 años.

¿Cuáles son los síntomas de un ataque de diverticulitis?

En muchos casos, la diverticulosis no causa síntomas molestos. Muchos nunca sabrán que tienen la afección hasta que se someta a una colonoscopia o algún tipo de imagen que revele las bolsas abultadas en su colon.

Sin embargo, si los bolsillos de la pared del colon se inflaman e infectan, se convierte en diverticulitis. Algunas personas se refieren a él como un ataque de diverticulitis o brote.

El síntoma más común es un dolor agudo similar a un calambre en la parte inferior del abdomen. El dolor puede aparecer repentinamente y persistir durante días sin cesar.

Por lo general, el dolor está en el lado izquierdo de la parte inferior del abdomen. Sin embargo, las personas de ascendencia asiática pueden ser más propensas a sentir dolor de diverticulitis en la parte inferior derecha de su abdomen.

Otros síntomas de diverticulitis pueden incluir:

  • náusea
  • vómitos
  • escalofríos
  • fiebre
  • estreñimiento o diarrea
  • hinchazón
  • sensibilidad sobre el área afectada de su abdomen

¿Qué lo causa?

Los pequeños bolsillos o bolsas generalmente se desarrollan en áreas debilitadas de la pared del colon. Varios factores pueden hacer que se formen estos bolsillos, como el aumento de la presión del gas, líquido o desechos.

Cuando estos bolsillos se bloquean con desechos, las bacterias pueden acumularse y causar inflamación e infección. Esto es lo que se conoce como diverticulitis.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar diverticulitis?

La genética puede desempeñar un papel, lo que significa que si tiene familiares que padecen esta afección, también es más probable que la contraiga. Pero hay otros factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar diverticulitis.

Algunos de los factores de riesgo más comunes incluyen:

  • Edad: a medida que envejece, aumenta el riesgo de desarrollar diverticulitis.
  • Fumar: la nicotina y los químicos en los cigarrillos y otros productos de tabaco pueden debilitar el revestimiento de su colon.
  • No beber suficiente agua: si está deshidratado, su cuerpo tendrá más dificultades para la digestión y es posible que los desechos no pasen por su colon con tanta facilidad.
  • Medicamentos: algunos medicamentos como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), los opioides y los esteroides pueden debilitar o irritar la pared del colon.
  • Falta de ejercicio: Hacer ejercicio regularmente parece disminuir las probabilidades de desarrollar diverticulitis.
  • Sobrepeso: cargar más peso puede ejercer más presión sobre el colon.
  • Esfuerzo durante una evacuación intestinal: esto puede ejercer presión adicional en la pared del colon.

Cuándo ver a un doctor

Cada vez que tenga un dolor repentino e intenso en el abdomen, es importante hacer un seguimiento con su médico.

Junto con el dolor repentino, otras señales de advertencia que deberían llevarlo a ver a un médico incluyen:

  • fiebre y escalofríos
  • náusea
  • estreñimiento o diarrea

Los síntomas de la diverticulitis pueden ser similares a otras afecciones digestivas. Su médico podrá hacer las pruebas y los procedimientos necesarios para descartar otras causas y darle un diagnóstico preciso.

¿Cómo se diagnostica la diverticulitis?

Es importante que le informe a su médico sobre todos sus síntomas. Esto los ayudará a eliminar otras afecciones y determinar la causa de sus síntomas.

Para comenzar, su médico revisará sus síntomas y su historial médico. Es probable que realicen un examen físico, específicamente revisando el área de su abdomen que duele.

Si se sospecha diverticulitis, su médico puede ordenar una tomografía computarizada (TC). Este tipo de prueba de imagen puede ayudar a su médico a ver dentro de su colon e identificar los divertículos y su gravedad.

Otras pruebas que se pueden ordenar incluyen:

  • Exámenes de sangre y orina para detectar infección
  • prueba de enzimas hepáticas para verificar si hay enfermedad hepática
  • prueba de heces para verificar si hay infección en personas con diarrea
  • prueba de embarazo para mujeres para eliminar el embarazo como causa

Como es tratado?

Su tratamiento dependerá de si sus síntomas son leves o severos.

Si sus síntomas son leves, su médico probablemente tratará su diverticulitis con:

  • antibióticos para tratar la infección
  • un analgésico de venta libre como el acetaminofén (Tylenol)
  • una dieta solo líquida durante unos días para ayudar a que su colon sane

Si sus síntomas son más graves o si tiene otros problemas de salud, es posible que necesite hospitalización hasta que la infección comience a mejorar. En un entorno hospitalario, su diverticulitis probablemente se tratará con:

  • antibióticos que se administran por vía intravenosa
  • una aguja insertada en el área afectada si se ha formado un absceso y necesita ser drenado

En casos severos, la cirugía puede ser necesaria. Este suele ser el caso cuando:

  • los antibióticos no ayudan a curar la infección
  • un absceso es demasiado grande para ser drenado con una aguja
  • la diverticulitis ha causado una obstrucción en su colon
  • la pared del colon ha sido perforada por un absceso u obstrucción

Remedios caseros

Si su diverticulitis es leve, su médico puede recomendar una dieta líquida clara durante unos días para darle tiempo a su colon para que sane. No siga una dieta líquida más de lo recomendado por su médico.

Una dieta líquida clara puede incluir elementos como:

  • té o café sin leche o crema
  • caldos
  • agua, agua con gas o agua con gas saborizada
  • paletas de hielo sin trozos de fruta
  • jugo de fruta sin pulpa
  • gelatina

Una vez que sus síntomas comienzan a mejorar, su médico puede recomendarle que comience a agregar alimentos bajos en fibra a su plan de alimentación diario, como:

  • yogurt, leche y queso
  • frutas cocidas o enlatadas sin piel
  • huevos
  • Pescado
  • arroz blanco y pasta
  • pan blanco refinado

Otros remedios caseros que pueden ayudar incluyen:

  • Probióticos: disponibles en forma de cápsulas, tabletas y polvo, estas bacterias "buenas" pueden ayudar a mejorar la salud de su tracto digestivo.
  • Enzimas digestivas: estas proteínas ayudan a descomponer los alimentos durante la digestión y también matan las toxinas. Aunque no hay investigaciones que respalden los beneficios de las enzimas digestivas específicamente para la diverticulitis, un estudio descubrió que pueden ayudar a aliviar el dolor abdominal y otros problemas digestivos comunes.

Siempre consulte con su médico antes de intentar cambios en la dieta y otros remedios caseros.

Prevención

Aunque aún no se conoce la causa raíz exacta de la diverticulitis, hay algunos pasos que puede seguir para reducir su riesgo de desarrollar esta afección, como:

  • Coma una dieta alta en fibra: trate de limitar la carne roja, los lácteos enteros, los alimentos fritos y los granos refinados. En cambio, coma más granos enteros, frutas y verduras frescas, legumbres, nueces y semillas.
  • Beba mucha agua: intente beber al menos 8 vasos de líquidos al día. Estar bien hidratado puede ayudar a prevenir el estreñimiento y mantener su tracto digestivo funcionando correctamente.
  • Haga ejercicio regularmente: mantenerse activo puede ayudar a promover una función intestinal saludable.
  • Mantenga su peso en un rango saludable: Tener un peso saludable puede ayudar a reducir la presión sobre su colon.
  • No fume: fumar puede causar cambios en todas las partes de su cuerpo y también puede tener efectos nocivos en su sistema digestivo.
  • Limite el consumo de alcohol: Beber demasiado alcohol puede alterar el equilibrio de bacterias buenas en su colon.
  • Use un ablandador de heces: si a menudo se esfuerza durante las deposiciones, un ablandador de heces de venta libre puede ayudar a reducir la presión sobre el colon.

La línea de fondo

A medida que envejece, su pared de colon puede debilitarse. Esto puede hacer que se formen pequeñas bolsas o bolsas en áreas debilitadas de su colon. Si estas bolsas se infectan, puede causar un ataque de diverticulitis o un brote.

El síntoma más común de la diverticulitis es un dolor agudo similar a un calambre, generalmente en el lado izquierdo de la parte inferior del abdomen. Otros síntomas pueden incluir fiebre y escalofríos, náuseas, vómitos y estreñimiento o diarrea.

Si cree que puede tener síntomas de diverticulitis, es importante que haga un seguimiento con su médico para evitar que se agrave.

La diverticulitis puede ser una condición dolorosa e incómoda, pero con el tratamiento adecuado y las medidas preventivas, se puede controlar bien.