Cómo pensar positivamente y tener una perspectiva optimista: 8 consejos

Resumen

¿Eres un tipo de persona medio vacío o medio lleno de vidrio? Los estudios han demostrado que ambos pueden afectar su salud física y mental y que ser un pensador positivo es el mejor de los dos.

Un estudio siguió a 70,000 mujeres de 2004 a 2012 y descubrió que aquellas que eran optimistas tenían un riesgo significativamente menor de morir por varias causas principales de muerte, que incluyen:

  • enfermedad del corazón
  • golpe
  • cáncer, incluidos los cánceres de mama, ovario, pulmón y colorrectal
  • infección
  • enfermedades respiratorias

Otros beneficios comprobados de pensar positivamente incluyen:

  • mejor calidad de vida
  • mayores niveles de energía
  • mejor salud psicológica y física
  • recuperación más rápida de una lesión o enfermedad
  • menos resfriados
  • menores tasas de depresión
  • mejor manejo del estrés y habilidades de afrontamiento
  • una vida más larga

El pensamiento positivo no es mágico y no hará que todos tus problemas desaparezcan. Lo que hará es hacer que los problemas parezcan más manejables y ayudarlo a abordar las dificultades de una manera más positiva y productiva.

Cómo pensar pensamientos positivos.

El pensamiento positivo se puede lograr a través de algunas técnicas diferentes que han demostrado ser efectivas, como el diálogo interno positivo y las imágenes positivas.

Aquí hay algunos consejos para comenzar que pueden ayudarlo a entrenar a su cerebro a pensar positivamente.

Centrarse en las cosas buenas

Las situaciones desafiantes y los obstáculos son parte de la vida. Cuando te enfrentes a uno, concéntrate en las cosas buenas, sin importar cuán pequeñas o aparentemente insignificantes parezcan. Si lo busca, siempre puede encontrar el lado plateado proverbial en cada nube, incluso si no es obvio de inmediato. Por ejemplo, si alguien cancela los planes, concéntrese en cómo le libera tiempo para ponerse al día con un programa de televisión u otra actividad que disfrute.

Los beneficios de ser agradecido

Se ha demostrado que practicar la gratitud reduce el estrés, mejora la autoestima y fomenta la resiliencia incluso en tiempos muy difíciles. Piensa en personas, momentos o cosas que te brinden algún tipo de consuelo o felicidad y trata de expresar tu gratitud al menos una vez al día. Esto puede estar agradeciendo a un compañero de trabajo por ayudar con un proyecto, a un ser querido por lavar los platos o a su perro por el amor incondicional que le brindan.

Mantenga un diario de agradecimiento

Estudio descubrimos que escribir las cosas por las que estás agradecido puede mejorar tu optimismo y tu sensación de bienestar. Puede hacer esto escribiendo en un diario de gratitud todos los días, o anotando una lista de cosas por las que está agradecido los días que está teniendo dificultades.

Ábrete al humor

Estudio descubrimos que la risa disminuye el estrés, la ansiedad y la depresión. También mejora las habilidades de afrontamiento, el estado de ánimo y la autoestima.

Sé abierto al humor en todas las situaciones, especialmente en las difíciles, y date permiso para reír. Aligera instantáneamente el estado de ánimo y hace que las cosas parezcan un poco menos difíciles. Incluso si no lo estás sintiendo; Pretender u obligarse a reír puede mejorar su estado de ánimo y reducir el estrés.

Pase tiempo con personas positivas

Se ha demostrado que la negatividad y la positividad son contagiosas. Considere a las personas con quienes pasa el tiempo. ¿Has notado cómo alguien de mal humor puede derribar a casi todos en una habitación? Una persona positiva tiene el efecto contrario en los demás.

Se ha demostrado que estar cerca de personas positivas mejora la autoestima y aumenta las posibilidades de alcanzar objetivos. Rodéate de personas que te levantarán y te ayudarán a ver el lado positivo.

Practica el diálogo interno positivo

Tendemos a ser los más duros con nosotros mismos y ser nuestro peor crítico. Con el tiempo, esto puede hacer que formes una opinión negativa de ti mismo que puede ser difícil de sacudir. Para detener esto, deberá tener en cuenta la voz en su cabeza y responder con mensajes positivos, también conocidos como diálogo interno positivo.

Investigaciones muestra que incluso un pequeño cambio en la forma en que te hablas a ti mismo puede influir en tu capacidad para regular tus sentimientos, pensamientos y comportamiento bajo estrés.

Aquí hay un ejemplo de diálogo interno positivo: en lugar de pensar "Realmente lo arruiné", intente "Lo volveré a intentar de una manera diferente".

Identifica tus áreas de negatividad

Eche un vistazo a las diferentes áreas de su vida e identifique aquellas en las que tiende a ser más negativo. ¿No estoy seguro? Pregúntale a un amigo o colega de confianza. Lo más probable es que puedan ofrecer una idea. Un compañero de trabajo puede notar que usted tiende a ser negativo en el trabajo. Su cónyuge puede notar que usted se pone especialmente negativo mientras conduce. Abordar un área a la vez.

Comience todos los días con una nota positiva

Crea un ritual en el que comiences cada día con algo alentador y positivo. Aqui hay algunas ideas:

  • Dígase a sí mismo que va a ser un gran día o cualquier otra afirmación positiva.
  • Escucha una canción o lista de reproducción feliz y positiva.
  • Comparta algo de positividad dando un cumplido o haciendo algo bueno por alguien.

Cómo pensar en positivo cuando todo va mal

Intentar ser positivo cuando está de duelo o experimentando otra angustia grave puede parecer imposible. Durante estos tiempos, es importante quitarte la presión para encontrar el lado positivo. En cambio, canalice esa energía para obtener el apoyo de otros.

El pensamiento positivo no se trata de enterrar cada pensamiento o emoción negativa que tienes o de evitar sentimientos difíciles. Los puntos más bajos de nuestras vidas son a menudo los que nos motivan a seguir adelante y hacer cambios positivos.

Cuando pase por ese momento, trate de verse a sí mismo como si fuera un buen amigo que necesita consuelo y buenos consejos. ¿Qué le dirías a ella? Es probable que reconozca sus sentimientos y le recuerde que tiene todo el derecho de sentirse triste o enojada en su situación, y luego le ofrezca apoyo con un suave recordatorio de que las cosas mejorarán.

Efectos secundarios del pensamiento negativo.

Pensamiento negativo y los muchos sentimientos que pueden acompañarlo, como pesimismo, estrés y anger, puede causar una serie de síntomas físicos y aumentar el riesgo de enfermedades y una vida útil más corta.

El estrés y otras emociones negativas desencadenan varios procesos en nuestros cuerpos, incluida la liberación de la hormona del estrés, el metabolismo y la función inmune. Los largos períodos de estrés aumentan la inflamación en su cuerpo, lo que también se ha implicado en varias enfermedades graves.

Algunos de los síntomas del estrés incluyen:

  • dolor de cabeza
  • dolor de cuerpo
  • náusea
  • fatiga
  • dificultad para dormir

El cinismo, el estrés, la ira y la hostilidad se han relacionado con un mayor riesgo de:

  • enfermedad del corazón
  • ataque del corazón
  • golpe
  • demencia

Cuando buscar ayuda médica

Si te sientes consumido por pensamientos negativos y tienes problemas para controlar tus emociones, consulta a un médico. Puede beneficiarse de ayuda médica, como psicología positiva o terapia. Los pensamientos negativos persistentes pueden ser causados ​​por una afección psiquiátrica subyacente que requiere tratamiento.

Lo que aprendiste

No podrá deshacer años de pesimismo y pensamientos negativos de la noche a la mañana, pero con algo de práctica, puede aprender a abordar las cosas con una perspectiva más positiva.