Colitis ulcerosa y la dieta paleo

Colitis ulcerosa y dieta

La colitis ulcerosa (CU) es una enfermedad inflamatoria intestinal que causa calambres y diarrea crónica. A menudo se puede controlar con medicamentos, pero también es importante prestar atención a su dieta. Los desencadenantes como ciertos alimentos y bebidas y el estrés pueden empeorar los síntomas. Los desencadenantes varían de persona a persona, y no hay evidencia de que alimentos específicos causen colitis ulcerosa. Sin embargo, las dietas que limitan ciertos alimentos pueden aliviar los síntomas. Una de esas dietas es la popular dieta paleo.

¿Qué es la dieta paleo?

La dieta paleo sigue la premisa de que nuestros cuerpos están genéticamente programados para comer de la misma manera que nuestros ancestros preagrícolas, cazadores-recolectores. Esto significa comer alimentos como carne, huevos, frutas, verduras y nueces. La dieta paleo limita la cantidad de granos integrales, lácteos, azúcar refinada y vegetales con almidón que consume. Alienta a aumentar la cantidad de "grasas saludables" en su dieta, incluidos los ácidos grasos omega-3.

Seguir la dieta paleo significa evitar los siguientes alimentos:

  • cereales y granos enteros
  • productos lácteos
  • las legumbres
  • alimentos procesados
  • azúcar refinada
  • patatas
  • aceites vegetales refinados
  • sal

Estos alimentos restringidos pueden incluir desencadenantes comunes conocidos de brotes de CU.

¿Cuáles son las razones para seguir la dieta paleo?

Estas son algunas razones por las que seguir la dieta paleo puede ayudarlo a controlar la CU:

Granos enteros

Los granos enteros son desencadenantes comunes de los brotes de CU. Causan gases y aumentan la cantidad de heces que produce. Los granos enteros también pueden empeorar los síntomas de la proctitis, que es una condición común para las personas con CU. Eliminar estos alimentos podría aliviar sus síntomas.

Lácteos

Evitar los productos lácteos puede ayudarlo a controlar los síntomas. Estos síntomas incluyen diarrea, calambres abdominales y gases. La intolerancia a los lácteos es común entre las personas con CU.

Los antioxidantes

Puede obtener mayores cantidades de antioxidantes en su dieta al comer más pescado y grasas saludables. Omega-3 y otros antioxidantes fomentan la curación. Pueden tener un efecto protector sobre los tejidos, reduciendo la inflamación y los síntomas. Los antioxidantes también pueden ayudarlo a lograr períodos más largos de remisión.

Nutrientes

La dieta paleo le permite obtener más vitaminas B y otros nutrientes que se pierden al mantener los granos integrales en su dieta. Las personas con CU a menudo sufren de deficiencias de nutrientes debido a sangrado rectal, diarrea crónica y falta de apetito. Muchas de las vitaminas B y otros nutrientes en los granos integrales no son bien absorbidos por el cuerpo.

Legumbres

La dieta paleo no incluye frijoles y otras legumbres. Estos alimentos pueden agravar sus intestinos y aumentar la producción de heces y gases.

Hierro

La carne, el pescado y las aves contienen hierro hemo, que el cuerpo absorbe más fácilmente que el hierro no hemo que se encuentra en las plantas. Las personas con CU tienen un alto riesgo de anemia por deficiencia de hierro por diarrea crónica y heces con sangre.

¿Cuáles son los riesgos?

La dieta paleo puede ofrecer varios beneficios para aquellos que buscan controlar sus síntomas, pero hay algunos inconvenientes potenciales. Esto incluye el mayor riesgo de deficiencias de nutrientes y minerales. Cada vez que elimina grupos de alimentos enteros de su dieta, corre el riesgo de no obtener suficientes nutrientes esenciales.

Muchas personas con CU tienen niveles bajos de ácido fólico, un nutriente que se encuentra en los granos enteros y las legumbres. Algunos medicamentos también pueden disminuir los niveles de ácido fólico. Se ha encontrado que el ácido fólico reduce el riesgo de cáncer de colon. El riesgo de cáncer de colon es mayor en las personas con CU. La dieta paleo también puede ser más rica en fibra, lo que no se recomienda para aquellos que experimentan síntomas durante un brote. Las cantidades moderadas a altas de grasas presentes en la dieta paleo también pueden agravar los síntomas en algunas personas.

Siempre hay algún riesgo involucrado al cambiar drásticamente su dieta. Hable con su médico y dietista antes de embarcarse en cualquier nuevo plan de dieta.