Apriete en la rodilla: causas, síntomas y tratamientos

Rodilla tirantez y rigidez

La rigidez o rigidez de la rodilla en una o ambas rodillas es un problema común. La rigidez en la rodilla puede ser causada por lesiones, problemas mecánicos o factores estresantes físicos en las rodillas, como el peso extra. La falta de flexibilidad o fuerza también pueden ser factores contribuyentes. La opresión en la rodilla es especialmente probable si ha tenido una lesión en la rodilla o si tiene una afección médica como gota, artritis o una infección.

Aquí hablamos sobre las diferentes causas de la rigidez de la rodilla y los conceptos básicos de lo que puede hacer para controlar los síntomas asociados.

Dolor, hinchazón y rigidez de rodilla.

Primero hablemos sobre el dolor: es la forma en que el cuerpo evita que empeore una lesión. Dado que el dolor puede limitar el movimiento, puede causar rigidez en las rodillas, al igual que cualquier lesión continua.

Las rodillas se hinchan cuando el exceso de líquido se acumula dentro de la rodilla debido a una lesión, uso excesivo o afección médica. Esto puede causar sensaciones de opresión y dolor. La hinchazón puede ser sutil, por lo que no siempre se nota a menos que sea una lesión grave. Como la hinchazón puede no ser visible, puede sentir esto como rigidez en la rodilla.

Cualquier tipo de hinchazón causará un movimiento limitado ya que hay menos espacio en la rodilla. La irritación, el sangrado interno y las lesiones en la rodilla pueden provocar la acumulación de líquido. La artritis, la gota y los tumores o quistes son afecciones que también pueden causar hinchazón.

El dolor y la hinchazón son dos mecanismos que su cuerpo usa para protegerse. Juntos pueden provocar rigidez en la rodilla. A continuación, veamos las posibles causas.

1. Ligamentos lesionados

Las lesiones de los ligamentos pueden ser causadas por traumatismos o hiperextensión de la rodilla. Estas lesiones a menudo ocurren en personas muy activas o mientras practican deportes. Si dañas uno de los ligamentos de rodilla con un esguince, ruptura o desgarro, puede haber sangrado interno. Esto resulta en hinchazón, rigidez y movimiento limitado.

Lo que puede hacer por un ligamento de rodilla lesionado:

  • Descansa con la rodilla elevada por encima de tu corazón y haz tratamientos regulares con hielo.
  • Toma analgésicos.
  • Apoye y proteja los ligamentos lesionados utilizando una férula, un aparato ortopédico o muletas mientras se está curando.
  • Realice fisioterapia, rehabilitación o cirugía si su lesión es lo suficientemente grave como para requerirla.

2. Menisco lesionado

Una lesión de menisco ocurre cuando dañas o rasgas el cartílago entre los huesos de la articulación de la rodilla. Esto puede suceder cuando ejerce presión o gira la rodilla, una ocurrencia común durante los deportes que implican giros y paradas repentinas. Una rotura de menisco también puede ocurrir al hacer algo tan simple como levantarse demasiado rápido de una sentadilla o usar escaleras. Las condiciones degenerativas como la osteoartritis también pueden causar desgarros meniscales.

A desgarro de menisco Puede causar dolor e hinchazón. Puede ser difícil mover su rodilla sobre su rango completo de movimiento, y su rodilla puede sentirse bloqueada en cierta posición. Estas restricciones de movimiento conducen a rigidez en la rodilla.

Lo que puede hacer por un menisco lesionado:

  • Para tratar una lesión de menisco, descanse con la pierna elevada por encima de su corazón y realice tratamientos con hielo varias veces al día.
  • Toma medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.
  • Use un vendaje de compresión para reducir la inflamación.
  • Evite poner peso sobre la rodilla lesionada y use muletas si es necesario.
  • Realice fisioterapia o cirugía si su situación lo requiere.

3. Apriete después de la cirugía de rodilla.

El concepto más común Los tipos de cirugía de rodilla son:

  • Reconstrucción de ACL
  • artroscopia de rodilla
  • reparación de ligamentos de rodilla
  • liberación lateral
  • reparación o trasplante de menisco
  • meniscectomía
  • microfractura
  • escisión de plica
  • reparación de tendones
  • Reemplazo total de rodilla

Parte de la rigidez de la rodilla es normal después de la cirugía y puede mejorarse con la atención adecuada. Es importante que tome las medidas adecuadas para sanar por completo y prevenir la rigidez de la rodilla después de la cirugía. Tómese el tiempo para desarrollar la fuerza, la estabilidad y la flexibilidad de su rodilla haciendo ejercicios de rehabilitación. Pueden pasar algunas semanas antes de que pueda volver a sus actividades normales. Pueden pasar de tres a seis meses antes de que pueda volver al trabajo y las actividades físicas.

Use su rodillera y muletas

Si le pusieron una rodillera o le recomendaron una, asegúrese de que le quede bien. Debería poder insertar dos dedos debajo de la correa. Si es difícil ajustar dos dedos o si puede ajustar un tercer dedo, deberá ajustar la tensión. Por lo general, usará el aparato ortopédico durante dos a seis semanas.

Use muletas si se las han administrado y evite presionar la rodilla hasta que su médico le diga que está bien. Espere al menos dos semanas o hasta que su médico le dé el visto bueno antes de bañarse, nadar o usar una bañera de hidromasaje. Siga una dieta saludable y tome muchos líquidos. Coma alimentos ricos en fibra como frutas y verduras frescas para asegurarse de tener evacuaciones intestinales regulares. Esto ayudará mientras no tenga el beneficio de moverse tanto como de costumbre.

Qué puede hacer para la rigidez de la rodilla después de la cirugía:

  • Realice tratamientos de hielo con regularidad durante 10 a 20 minutos varias veces al día.
  • Eleve la pierna con frecuencia durante los primeros días.
  • Descanse lo suficiente y duerma durante su recuperación.
  • Duerme con la rodilla levantada.
  • Sigue las recomendaciones del médico.

4. Osteoartritis y artritis reumatoide.

La osteoartritis y la artritis reumatoide son dos tipos comunes de artritis que pueden provocar opresión en las rodillas. La osteoartritis hace que el cartílago de la rodilla se erosione, lo que lleva a una mala alineación. La artritis reumatoide provoca daños en el revestimiento de las articulaciones, lo que conduce a la inflamación. Ambos tipos de artritis pueden conducir a una función limitada y rango de movimiento, deformidad y opresión.

Los ejercicios que fortalecen los grupos musculares circundantes pueden ayudar a su rango de movimiento y estabilidad de la rodilla.

Qué puede hacer para controlar la rigidez de la artritis:

  • Prueba estos ejercicios diseñado para la movilidad de la artritis de rodilla.
  • Practique ejercicios de bajo impacto, como caminar, ejercicios en el agua o un entrenador elíptico, algunas veces por semana.
  • Tome medicamentos para el dolor (naproxeno, ibuprofeno) 45 minutos antes de hacer ejercicio.
  • Haga un tratamiento térmico antes de comenzar su entrenamiento y / o haga un tratamiento con hielo cuando termine.

5. Músculos débiles y fuertes.

Mantener músculos flexibles alrededor de su rodilla que sean lo suficientemente fuertes como para soportar su cuerpo puede ayudar a aliviar o prevenir la tensión en el área de la rodilla. Se cree que las piernas, caderas y glúteos fuertes reducen la tensión de las rodillas.

La investigación sobre los beneficios de los músculos fuertes de las piernas en relación con la rigidez de la rodilla varía. De acuerdo a un 2010 En un estudio que analizó más de 2,000 rodillas de hombres y mujeres que tenían o estaban en riesgo de sufrir osteoartritis, ni la fuerza de los isquiotibiales ni los cuádriceps predijeron síntomas frecuentes de rodilla como dolor, dolor y rigidez.

Aún así, tener cuádriceps fuertes puede ayudar a reducir el riesgo de problemas de rodilla, ya que los músculos más fuertes pueden ayudar a sostener la articulación de la rodilla.

A 2014 El estudio que se realizó durante cinco años con 2,404 participantes que también tenían o estaban en riesgo de osteoartritis, encontró que los cuádriceps débiles se asociaron con un mayor riesgo de empeoramiento del dolor de rodilla en mujeres pero no en hombres. Los investigadores reconocieron que su estudio más largo se basó en estudios similares de menor duración (2.5 años) y grupos más pequeños, para apoyar el vínculo entre la fuerza muscular de las piernas y el dolor de rodilla. Su estudio sugiere que también puede haber "diferencias específicas de sexo en los factores de riesgo para empeorar el dolor de rodilla".

Lo que puede hacer por los músculos de sus piernas:

  • Tratar ejercicios diseñado para soportar movimientos saludables en las rodillas.
  • Trabaja en la flexibilidad de tus piernas con estiramientos de piernas.
  • Do estiramientos y posturas de yoga unas pocas veces por semana que ayudan a aliviar los isquiotibiales tensos.
  • Do ejercicios de abducción de cadera para promover buenos patrones de movimiento y estabilidad.
  • Considere sesiones regulares con un terapeuta de masaje.
  • Hable con un fisioterapeuta para obtener un plan de tratamiento que tenga en cuenta sus necesidades específicas.

Cuando ver a tu doctor

Es importante que consulte a un médico cuando busque tratamiento. Un médico puede determinar la causa de la rigidez de su rodilla, y juntos pueden desarrollar un plan de tratamiento para resolver su condición. Es posible que le hagan un examen físico, pruebas de imágenes o pruebas de laboratorio.

Es posible que lo deriven a un médico especializado en fisioterapia o problemas musculoesqueléticos y articulares, o a un reumatólogo. Si necesita cirugía, lo derivarán a un cirujano ortopédico.

Consejos para estiramientos de rodilla y ejercicios de rodilla.

Cuando haces estiramientos y ejercicios de rodilla, es importante que sigas algunas pautas para obtener los máximos beneficios. Aquí hay algunos consejos:

  • Siempre comience a estirar después de calentar sus músculos.
  • En lugar de rebotar en un estiramiento, relájese suavemente en la postura para evitar desgarros musculares. Mantenga la posición durante 15 a 60 segundos, o de 5 a 10 respiraciones profundas, y repita 3 o 4 veces.
  • Haz estiramientos un mínimo de 2 a 3 veces por semana durante al menos 10 minutos por día. Es mejor hacer una pequeña cantidad de estiramiento con la mayor frecuencia posible en lugar de una sesión más larga de estiramiento con menos frecuencia. Estirarse a menudo puede ayudar a aumentar su flexibilidad y rango de movimiento.
  • Use la forma y postura adecuadas. Puede ser útil practicar frente a un espejo o hacer que alguien mire su alineación.
  • Estira ambos lados de tu cuerpo por igual.
  • No estires demasiado ni fuerces a los músculos tensos a estirarse más de lo que están listos para hacerlo.
  • Vaya a su propio borde o punto de sensación sin exagerar o causar dolor.

La comida para llevar

Si bien la rigidez de la rodilla es un problema común, puede tomar medidas para curarla y evitar que vuelva a ocurrir. Comprométase con un plan de acción que le brinde resultados positivos. Tómese el tiempo para descansar, hielo y elevar la pierna hasta que la rodilla esté completamente curada. Comience un programa de estiramiento y ejercicio y sea constante en su práctica.

Consulte a su médico si ha tomado medidas para mejorar la condición de su rodilla y no está mejorando, especialmente si sus activos y movimientos normales se ven afectados. Consulte a su médico de inmediato si tiene algún dolor intenso o síntomas que lo acompañen.