7 síntomas importantes de leucemia en niños

¿Qué es la leucemia?

La leucemia es el cáncer de las células sanguíneas. Las células sanguíneas y las plaquetas se producen en la médula ósea. En la leucemia, algunos nuevos glóbulos blancos (WBC) no maduran adecuadamente. Estas células inmaduras continúan reproduciéndose a un ritmo rápido, desplazando a las células sanas y produciendo una serie de síntomas.

La leucemia es el tipo más común de cáncer infantil, que afecta aproximadamente 4,000 niños al año en los Estados Unidos.

Síntomas de leucemia infantil

La causa de la leucemia infantil no se puede determinar en la mayoría de los casos. Los síntomas de la leucemia pueden variar de un niño a otro. Los síntomas de la leucemia crónica generalmente se desarrollan lentamente, pero los de la leucemia aguda pueden aparecer repentinamente. Algunos síntomas pueden ser fáciles de confundir con los de enfermedades infantiles comunes. Tener algunos de estos síntomas enumerados no necesariamente significa que su hijo tenga leucemia.

Los síntomas comunes de la leucemia infantil incluyen los siguientes:

Moretones y sangrado

Un niño con leucemia puede sangrar más de lo esperado después de una lesión menor o sangrado nasal. El niño también puede tener moretones fácilmente. Pueden tener pequeñas manchas rojas en la piel o petequias, que se producen debido a pequeños vasos sanguíneos que han sangrado.

La capacidad de coagulación de la sangre depende de plaquetas sanguíneas sanas. En un niño con leucemia, un análisis de sangre revelará un recuento de plaquetas anormalmente bajo.

Dolor de estómago y falta de apetito.

Un niño con leucemia puede quejarse de dolor de estómago. Esto se debe a que las células de leucemia pueden acumularse en el bazo, el hígado y los riñones, lo que hace que se agranden. En algunos casos, un médico puede sentir los órganos abdominales agrandados. El niño también puede tener poco apetito o no poder comer una cantidad normal de alimentos. La pérdida de peso es común.

Dificultad para respirar

Las células leucémicas pueden agruparse alrededor del timo, que es una glándula en la base del cuello. Esto puede causar disnea o dificultad para respirar. Los problemas respiratorios también pueden ser el resultado de ganglios linfáticos inflamados en el pecho que empujan contra la tráquea. Un niño con leucemia puede toser o jadear. La respiración dolorosa es una emergencia médica.

Infecciones frecuentes

Los WBC son necesarios para combatir la infección, pero los WBC inmaduros de la leucemia no pueden realizar esa función correctamente. Un niño con leucemia puede experimentar episodios frecuentes o prolongados de infecciones virales o bacterianas. Los síntomas incluyen tos, fiebre y secreción nasal. Estas infecciones a menudo no muestran mejoría, incluso con el uso de antibióticos u otro tratamiento.

Hinchazón

Los ganglios linfáticos filtran la sangre, pero las células de leucemia a veces se acumulan en los ganglios linfáticos. Esto puede causar hinchazón:

  • debajo de los brazos de su hijo
  • en su cuello
  • por encima de la clavícula
  • en la ingle

La resonancia magnética y la tomografía computarizada pueden revelar ganglios linfáticos inflamados del abdomen o dentro del tórax.

Un timo agrandado puede presionar una vena que transporta sangre desde los brazos y la cabeza al corazón. Esta presión puede hacer que la sangre se acumule y provocar hinchazón de la cara y los brazos. La cabeza, los brazos y la parte superior del pecho pueden adquirir un color rojo azulado. Otros síntomas incluyen dolor de cabeza y mareos.

Dolor de huesos y articulaciones.

El cuerpo produce sangre en la médula ósea. La leucemia hace que las células sanguíneas se reproduzcan a un ritmo acelerado, lo que lleva a un hacinamiento grave de las células sanguíneas. Esta acumulación de células puede provocar dolores y molestias en los huesos y las articulaciones. Algunos niños con leucemia pueden quejarse de dolor lumbar. Otros pueden desarrollar una cojera debido al dolor en las piernas.

Anemia

Los glóbulos rojos (glóbulos rojos) ayudan a distribuir el oxígeno por todo el cuerpo. El hacinamiento dificulta la producción de suficientes glóbulos rojos. Esto conduce a una condición llamada anemia. Los síntomas incluyen fatiga, piel pálida y respiración rápida. Algunos niños también informan sentirse débiles o aturdidos.

Si su hijo tiene una reducción en el flujo sanguíneo a su cerebro, puede arrastrar el habla. Un análisis de sangre mostrará si su hijo tiene un recuento anormalmente bajo de glóbulos rojos.

Perspectivas para niños con leucemia

Tener algunos de estos síntomas no necesariamente indica la presencia de leucemia. Existen varias formas de leucemia infantil, y muchos factores afectan el pronóstico. El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno pueden mejorar el resultado. Hable con el médico de su hijo si le preocupa alguno de los síntomas que ha desarrollado.

Las tasas de supervivencia para algunas formas de leucemia infantil han aumentado con el tiempo, y las mejoras en el tratamiento apuntan a una mejor perspectiva para los niños diagnosticados hoy.