7 actividades divertidas para dejar de pensar en el dolor de espondilitis anquilosante

Cuando le duelen la espalda, las caderas y otras articulaciones, es tentador meterse en la cama con una almohadilla térmica y evitar hacer nada. Sin embargo, mantenerse activo es importante si desea mantener sus articulaciones y músculos flexibles.

Salir de la casa también ayudará a prevenir sentimientos de soledad y aislamiento que pueda estar experimentando.

Aquí hay una lista de siete cosas divertidas para probar si vives con espondilitis anquilosante (AS). Estas actividades no solo lo distraerán de su dolor, sino que también pueden ayudarlo a controlarlo.

1. Sal a caminar por el bosque

Caminar ya debería ser parte de su rutina diaria. Ayuda a aflojar las articulaciones apretadas y tiene un impacto lo suficientemente bajo como para evitar que ejerza demasiada presión sobre ellas.

Comience caminando durante 5 o 10 minutos y aumente gradualmente la cantidad de tiempo a medida que lo desee. Si el tiempo lo permite, salga a caminar al aire libre. El aire fresco, el sol y la exposición a plantas y árboles también le darán un impulso a tu estado de ánimo.

Traiga un amigo, humano o canino, para que lo acompañe.

2. Ir a bucear

La natación es uno de los mejores ejercicios que puedes hacer cuando tienes artritis. El agua ofrece resistencia que ayuda a fortalecer los músculos, pero es flotante y suave en las articulaciones. Investigaciones encuentra que el ejercicio acuático ayuda a mejorar el dolor y la calidad de vida en personas con espondilitis anquilosante.

El esnórquel es una actividad acuática especialmente buena para las personas con esta afección. Levantar y girar la cabeza para respirar puede ser difícil para las articulaciones del cuello. El snorkel y la máscara te permiten mantener la cabeza baja en el agua y relajar el cuello.

Además, la máscara te dará una ventana a la colorida vida acuática en tu lago u océano local.

3. Toma una clase de yoga o tai chi

El yoga combina ejercicio y meditación en un programa que es bueno tanto para tu cuerpo como para tu mente. Los movimientos mejoran la flexibilidad, la fuerza y ​​el equilibrio, mientras que la respiración profunda ayuda a reducir el estrés y la ansiedad.

Si nunca has practicado antes, busca una clase de yoga para principiantes o suave, o una diseñada para personas con artritis. Trabaja siempre dentro de tu nivel de comodidad. Si una pose duele, detente.

El Tai Chi es otro programa de ejercicio ideal para personas con artritis. Esta antigua práctica china también combina elementos de ejercicio físico con técnicas de relajación. Puede ayudar a mejorar el equilibrio, la flexibilidad y la resistencia aeróbica, a la vez que es de bajo impacto y seguro para las articulaciones.

Investigaciones a partir de 2007 se encuentra que la práctica regular de tai chi mejora la flexibilidad y reduce la actividad de la enfermedad en personas con espondilitis anquilosante.

4. Organiza una cena saludable

¿Te sientes demasiado dolorido para salir a un restaurante o fiesta? Organice una comida para amigos en su casa. Tener amigos para cenar te permite controlar el menú.

Incorpore muchas verduras de hoja verde, frutas, pescado (para los ácidos grasos omega-3), queso (para el calcio) y granos integrales como pan de trigo y arroz integral en su comida. Para hacer las cosas divertidas y más fáciles para usted, deje que sus invitados ayuden con la cocina.

5. Visita un spa

Un viaje de spa es una excelente manera de relajarte. Disfrute de un masaje, que puede ayudar a aflojar las articulaciones rígidas. Aunque la investigación sobre el masaje para AS es limitada, algunos estudios sugiera que puede ayudar con el dolor de espalda, cuello y hombros, así como con rigidez y fatiga.

Asegúrese de que su terapeuta de masaje haya trabajado con personas con artritis y tenga cuidado de no ejercer demasiada presión sobre sus huesos y articulaciones.

Mientras estás en el spa, date un chapuzón en la bañera de hidromasaje. El calor se sentirá calmante en las articulaciones doloridas.

6. Ve a bailar

Bailar es uno de los mejores ejercicios para AS, siempre que lo mantenga bajo impacto. Puede mejorar su flexibilidad y equilibrio mientras quema calorías. Pruebe una clase de Zumba en su gimnasio, o tome una clase de baile de salón con su pareja en su escuela local o centro comunitario.

7. Haz un viaje al oeste

La mayoría de la gente con AS dicen que sus articulaciones son como un barómetro. Saben cuando el clima se vuelve frío o húmedo por el dolor que sienten. Si eres tú y vives en un clima frío y húmedo, podrías beneficiarte de pasar un tiempo en un lugar más cálido.

Reserve un viaje al oeste. Estados como Arizona, Nevada y California pueden adaptarse mejor a las articulaciones doloridas.